lunes 6/12/21
La catedral de Barcelona acogió la misa por la cantante. A. DALMAU

efe | barcelona

La Orquesta Sinfónica y el Coro del Liceu, dirigidos por Josep Pons, interpretaron ayer el Réquiem de Verdi en la Catedral de Barcelona, en el responso por el eterno descanso de la soprano Montserrat Caballé, organizado por su familia y el Gran Teatre del Liceu. La emotiva ceremonia de homenaje, que se retransmitió en directo por televisión, contó también con las voces de Ainhoa Arteta, Anna Larsson, Nikolai Schukoff y Alexander Vinogradov, así como con la Polifónica de Puig-Reig.

Al acto litúrgico asistieron unas 600 personas, entre ellas numerosas autoridades, y la familia acudió vestida de estricto luto. La sobrina de la soprano catalana, Montserrat Caballé, afirmó en declaraciones a los medios que la familia se ha sentido «muy respaldada» por todo el mundo, y daba las gracias entre lágrimas.

El ministro de Cultura, José Guirao, que acudió al acto en representación del Gobierno junto a la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, señaló que el homenaje «ha sido bellísimo y emocionante, y ha estado a la altura de la homenajeada».

El responso por Montserrat Caballé reúne a 600 personas
Comentarios