sábado 19.10.2019
Patrimonio

La ruina anida en la iglesia de Castellanos

La cigüeña se ha convertido en un pájaro de mal agüero en Castellanos de Cea. Su gigantesco y pesado nido podría acabar con la torre de la iglesia, que sufre humedades y tiene la cubierta podrida. El edificio funciona como centro cultural en este pueblo de la España vaciada
El gigantesco nido que amenaza con hundir la torre y fotos que dan idea del estado de la iglesia de castellanos de Cea. DL
El gigantesco nido que amenaza con hundir la torre y fotos que dan idea del estado de la iglesia de castellanos de Cea. DL

La iglesia de Castellanos se cae a pedazos. Apenas ha habido obras en el último medio siglo en este templo dedicado a Nuestra Señora de la Asunción. Construido en ladrillo mudéjar, en la fachada principal tiene grabado el año de 1907, en que prácticamente se reconstruyó por completo. Es el único edificio singular que le queda a este pueblo de 80 vecinos del Ayuntamiento de Santa María del Monte Cea, tras el cierre de la escuela.

La Asociación Cultural La Barrera de Castellanos, que agrupa a 300 socios, la mayoría descendientes de una comarca que es ejemplo de la España vaciada, ha convertido la iglesia en un activo centro cultural. Organizan exposiciones, teatro y conciertos de música sefardí o tradicional, con el peligro de que la torre se desplome sobre sus cabezas.

Hace años que la veleta desapareció ‘engullida’ por el gigantesco y pesado nido de una cigüeña. La situación en el interior de la parroquia no es mucho mejor. La humedad ha devorado el revoco de las paredes y el suelo, medio levantado, se ha convertido en una auténtica trampa. La madera de la sobrecubierta del pórtico está completamente podrida.

Según la citada asociación, el párroco ha pedido una subvención con cargo a los convenios que firman anualmente la Diputación y el Obispado. Todo el pueblo ‘reza’ para que se la concedan e iniciar las primeras obras de restauración. La iglesia, que ni siquiera es Bien de Interés Cultural (BIC), no ha sido peritada para conocer el coste de la rehabilitación. La asociación estima que reparar toda la cubierta podría rozar los 100.000 euros. «Dependiendo del presupuesto, así será la restauración», explican.

«Lo que queremos por todos los medios es evitar que se caiga», dicen. Consideran prioritario retejar la cubierta de la iglesia, «una mano de pintura», reparar la techumbre en el pórtico de la entrada y arreglar los bancos. Hace dos años los vecinos cegaron las troneras para evitar la entrada de pájaros. Es la única obra que se ha ejecutado en el edificio en las últimas décadas.

La historia

Existen documentos que fechan en 1608 la fundación por Gregorio Pacho, clérigo de menores órdenes y natural del pueblo de Castellanos, de una capilla, dentro de la iglesia denominada Capilla de la Asunción. Hasta 1812 los entierros de los fieles se realizan en la misma iglesia, ya que de los escritos se deduce claramente que los niños eran enterrados en la nave de San Blas y, previsiblemente, los adultos lo fueran en la nave central de la iglesia.

Las reformas efectuadas en la iglesia durante los siglos XVII y XVIII son numerosas y en algunos casos importantes, pero, sin duda, la más relevante fue la realizada en el año 1907, porque más que una reforma se trató, al parecer, de una nueva construcción.

La ruina anida en la iglesia de Castellanos