domingo 23/1/22
Proyecto escultórico

Un sireno y una gárgola para decorar Ordoño

Dos obras de los artistas leoneses Juan Carlos Uriarte y Amancio González completarán la reforma de Ordoño II. Las esculturas representan a un sireno y una gárgola.
‘La gárgola que mira al norte’, obra de Juan Carlos Uriarte. DL

Mitad hombre, mitad pez. Mitad de mármol, mitad de bronce. Así es el sireno de Amancio González que ‘nadará’ muy pronto sobre el verde pavimento de Ordoño II. La obra pertenece a la serie El ladrón de perlas. «Un personaje que me inventé», dice, para evocar a «las mujeres que buscan perlas en el Mar de Japón y se sumergen a pulmón a veinte metros de profundidad. El ladrón de perlas es la causa de que esas buceadoras a veces emerjan sin su perla», explica.

González, autor de la emblemática Vieja Negrilla, la escultura de Santo Domingo ante la que se fotografían todos los turistas, está inmerso actualmente en la colosal pieza de San Jorge luchando contra el dragón, una alegoría de la ‘guerra’ de los sanitarios frente al coronavirus, que se instalará en la rotonda del Hospital de León. El sireno de Amancio González y otras cuatro o cinco esculturas más rematarán la gran transformación que ha sufrido la principal avenida de la capital leonesa.

Juan Carlos Uriarte, autor de la célebre escultura Homenaje a los constructores de catedrales, situada frente a la Pulchra —en la que se ha convertido en tradición poner la mano—, también instalará en Ordoño II una gran obra. Se trata de la pieza titulada La gárgola mira al norte, que el artista expuso recientemente en el Centro del Clima de La Vid de Gordón. Una obra que encierra otras muchas, fiel a esa filosofía de Uriarte de que la esencia está en los detalles. El artista transforma vieja chatarra en una nueva realidad; piezas donde, deliberadamente, puede leerse el pasado que tuvo cada hierro.


Obra de Amancio González perteneciente a la serie ‘El ladrón de perlas’. DL

Este proyecto escultórico contará con otros tres artistas, que aportarán —como en el caso de los anteriores— obras en depósito que ya tienen, aunque algunos han preferido realizar esculturas específicas para este entorno o versiones ‘antivandálicas’, con materiales ‘indestructibles’.

El proyecto escultórico no guarda ninguna relación, más que espacial, con la colocación de 19 monolitos dedicados a los reyes leoneses, en el tramo entre Gil y Carrasco y Santo Domingo.

A Uriarte y Amancio González les acompañarán Santocildes, Carlos Cuenllas y Javier Robles. Artistas de distintas generaciones y estilos. Previsiblemente, Cuenllas opte por la obra Fisura, que el artista mostró en Arco, la feria de arte contemporáneo más importante que se celebra en España. Santocildes, el ‘maestro de la madera’, podría aportar una obra de tres metros que evoca un bosque mágico.

El proyecto escultórico de Ordoño será en principio temporal, aunque también la Vieja Negrilla fue depositada por tiempo limitado en Santo Domingo, hasta que se convirtió en imagen de la ciudad. Se trata de un proyecto con coste cero para el Ayuntamiento que, al mismo tiempo, permite a los artistas dar visibilidad a sus obras en un momento en los que muchos museos y galerías están cerrados.

El quinto artista que depositaría su obra en Ordoño es Javier Robles, que este verano formó parte de la exposición de dieciséis artistas que, dentro del Festival Cuna del Parlamentarismo, mostraron su obra en el patio del Instituto Juan del Enzina. Robles es autor de La ninfa del Torío, con la que evoca la esencia de este río, una escultura compuesta por quince cubos —en alusión a quince puebles—, instalada junto al Ayuntamiento de Garrafe.

Un sireno y una gárgola para decorar Ordoño
Comentarios