martes. 29.11.2022
Galardón

«Somos trabajadores de la cultura»

Desde hace dos semanas es Medalla de Oro de Artes Escénicas por su labor en la conservación y promoción de la memoria del gran genio de la danza.
La leonesa Eugenia Eiriz, ayer en León, que aunque reside en Madrid y estudió en Inglaterra, mantiene el vínculo vital y familiar con su ciudad natal. FERNANDO OTERO

No todos los días pasea por León una Medalla de Oro de Artes Escénicas. Es Eugenia Eiriz (León, 1972), que como directora general de la Fundación Antonio Gades recibió hace dos semanas el galardón en representación de la entidad por su labor en la conservación de la memoria del gran maestro de la danza española, el que popularizó también el folclore del pueblo. Al lado del Emperador, a la vista de su abandono, Eiriz alcanza a decir: «Que esté así, es una burrada». Esto es, que desarrolla su labor desde un nivel en el que por ejemplo programa con la compañía Antonio Gades llevar todo un Lorca: Bodas de sangre, a China, donde realizarán veinte funciones, pero su corazón leonés (es hija de Manuel García Álvarez, primer procurador del Común) también late, como ayer en un paseo por su ciudad.

Este gran premio que ha recibido, Eiriz lo comparte rápido. Menciona a María Esteve, hija del genio Gades. También a Stella Arauzo, directora artística y pieza fundamental en transmitir el legado del coreógrafo eldense, nacido en 1936 y fallecido en 2004, y en lo que Eiriz hace hincapié «como labor de la fundación en mantener e impulsar un estilo», afirma, en referencia a esa huella que siempre quedará en torno al creador de imprescindibles como Carmen, El amor brujo o su último Fuenteovejuna.

Para transmitir todo eso, Eugenia Eiriz, mujer de Antonio Gades, ha de mezclar tanto la creación como la actitud ante el arte y la vida. «Gades decía que los que nos dedicamos a esto somos trabajadores de la cultura», señala, como frase rotunda que le aleja por definición de actitudes frívolas que distorsionan bastante lo esencial de esta actividad.

Ella sigue esa línea, que requiere algo de empeño: «La Fundación transmite un bien inmaterial, que se ve cuando se pone en marcha. Hay documentos y otras cosas sobre Antonio Gades, de su vida y la política, pero hay una parte que es arte, que se ve cuando se pone en pie un espectáculo», explica sobre el gran archivo de Gades.

La Fundación también desarrolla una función casi de aspecto didáctico «para despertar en las nuevas generaciones el amor por el teatro y, en concreto, por la danza escénica y española», según narra como base de acción.

La claridad, la seriedad, el respeto y la ética de Antonio Gades son también parte de la inspiración que mueve a la entidad y por la que ahora llegan los mejores reconocimientos. Pero esta fundación es de esfuerzo continuo.

Sin despegarse de la sensación de dificultad que vive la cultura en España, estos días son de reencuentro familiar para Eugenia Eiriz. Y hay un León que recuerda y disfruta como amante de la música moderna, lo que reconforta en una erudita: «Me acuerdo de ir al Berlín de Nacho, al Este de Tacho Getino, de Los Cardiacos, Los Flechazos... Esa cultura moderna de León es importante», asegura. Un top ten de leonesa sería el Grial que le regaló al cubano Raúl Castro, fascinada también por el arte y la historia leonesa. Y todo puede ser porque a partir de Gades a donde se llega, en ese velero vital, es a la cultura de los pueblos.

«Somos trabajadores de la cultura»
Comentarios