domingo 9/8/20

Sonarán guitarras por Sera

DL12P53F2-20-44-20-4.jpg
DL12P53F2-20-44-20-4.jpg

Hay músicos que hacen familia. Intentas saber de uno y terminas hablando de otros aunque sea con ese uno. Serafín Pérez Cerezales, fallecido ayer en Madrid de forma repentina, biólogo investigador del Instituto Ramón y Cajal, pertenecía a ese grupo de leoneses que han formado sin saberlo durante años un núcleo duro que destacaba por funcionar como un racimo de amistad. Backliners o Menphis Mafia son dos nombres que representan ese tiempo.

Serafín Pérez Cerezales era músico y científico. Tenía 37 años, y aunque nacido en Alemania era todo un berciano de Fabero. Era un excelente guitarrista y en lo profesional, de esa élite investigadora que, de cuanto en cuanto, tanto admiramos como añoramos en España, como era su caso, que no dudó en salir del país para prosperar intelectualmente.

El León musical, en estos días de tantas noticias negras, se quedó aún más helado cuando se supo la noticia de su fallecimiento. Óscar de la Huerga, que compartió grupo con él en Backliners, lo definió en una palabra: «Devastado». Javier Arias, socio con Sera en la Menphis Mafia acertaba a decir: «Hoy me despido de una excelente persona. Sera Pérez Cerezales. Un hombre bueno. Íntegro. Y sabio como profesional de la investigación científica, como padre y marido. Simpático Sera, el impasible guitarra de la Memphis Mafia. Es un día profundamente triste».

Aníbal Sánchez, otro de sus grandes amigos, contaba sobre él: «Tengo el corazón roto. Se ha ido una de las mejores personas que he conocido. Aprendí mucho de él, y nunca me he entendido mejor con otro guitarrista. En el escenario éramos uno. Pero lo musical palidece si hablamos de su talla humana. Todo lo que diga es poco, su alma brillaba tanto como el color dorado de su guitarra. Un gran profesional, biólogo de carrera.. A su lado siempre había luz. El hueco que deja en nuestras vidas es imposible de llenar. Mi corazón está con Anna, con sus preciosos hijos y con sus padres y hermanos. Hasta siempre Sera, no te olvides de llevarte contigo el sombrero».

Son solo un ejemplo de las decenas de recuerdos cercanos y espontáneos que surgen en torno a su figura. La música dirá el resto, porque seguro que sonarán guitarras por Sera.

Sonarán guitarras por Sera