martes 17/5/22

La música en streaming -las canciones escuchadas a través de plataformas como Spotify, Apple Music, Amazon Music o Youtube-, actualmente la mayor fuente de ganancias de la industria discográfica española, ha convertido al sector en uno de los pocos que ha podido esquivar la crisis de la covid y que aumentó sus ingresos el año pasado.

La industria musical española recaudó en 2020 casi 354 millones de euros, una mejora del 4,4% sobre el ejercicio anterior. Es su mejor resultado desde hace trece años y acumula ocho años consecutivos de crecimiento, según el balance de Promusicae, la organización que aglutina al 95% de las firmas del mercado fonográfico español.

Pese a ser uno de los pocos sectores que se salvó de la quema, las ganancias están muy por debajo de sus previsiones prepandemia. Esperaban un avance similar al de 2019, que fue del 22,5%. Los responsables de Promusicae, de hecho, calculan que la caída general de las ganancias en los tres meses de confinamiento y el desplome de las ventas de cedés y de los derechos de autor durante el resto año (por los cierres de comercios, hostelería y ocio nocturno) les han hecho perder unos 50 millones, pues preveían facturar 400. La clave del sector para surfear la crisis actual es que, tras una acelerada reconversión tecnológica, es una industria eminentemente digital. La venta física -discos, cedés y vídeos- representó el año pasado solo el 18% del consumo español de música. Ocho de cada diez compras son digitales y casi la totalidad de ellas, el 96,8%, son ingresos por streaming.

Las ganancias por descargas digitales permanentes de canciones, lo que hasta hace poco se creía que iba a ser el relevo tecnológico de los soportes físicos, son, sin embargo, algo marginal.

El ‘streaming’ permite esquivar la crisis a la industria musical española
Comentarios