jueves 26/5/22

Todas las formas de amar los libros

Finaliza ‘Liternautas’, la experiencia celebrada esta semana con jóvenes aficionados a la literatura en Cerezales, Boñar y el pantano de Vegamián Diez institutos participaron en una propuesta que confirma sobre el terreno la pasión por los libros
                      Un momento de ‘Liternautas. Encuentro de Literatura y Naturaleza’, idea impulsada por las profesoras Nuria Rubial y Patricia Pérez. DL
Un momento de ‘Liternautas. Encuentro de Literatura y Naturaleza’, idea impulsada por las profesoras Nuria Rubial y Patricia Pérez. DL

Como una comprobación de que un libro, sea o no de ficción, es una verdad como un templo. O un pueblo, o un pantano o la mismísima memoria. Liternautas, que tenía lo suyo de experimento, se resolvió en forma de éxito. Entre que el plan era bueno, con unas localizaciones y temas espectaculares, y que la materia prima, también: alumnos que cuando abren un libro no sienten un calambre, el encuentro celebrado esta semana con Boñar como campamento base puede que se haya saldado con que los 40 alumnos, procedentes de diez institutos leoneses, han confirmado sus sospechas: leer es una aventura imparable.

Así, El I Encuentro de Literatura y Naturaleza con alumnos de 2º de Bachillerato ya pide una segunda parte. Comenzó en la Fundación Cerezales invitando a los asistentes a tomar conciencia del papel de la naturaleza en la literatura. De forma paralela se desarrollaron dos talleres: uno de recuperación de saberes etnobotánicos para crear tintas naturales y otro de creación literaria a través del haiku, que sirvió para tomar conciencia de lo esencial que es la contemplación del entorno.

La primera jornada tuvo un colofón imponente. Los liternautas conversaron en el Ayuntamiento de Boñar con algunos de los antiguos habitantes de los pueblos anegados por el embalse del Porma. Conocieron cómo era la forma de vida en el valle de Vegamián y cómo, por obligación y sin otra opción, tuvieron que abandonar sus hogares.

El miércoles 6, por la mañana, con Julio Llamazares, y contando con que los alumnos habían leido su libro Distintas formas de mirar el agua, se vivió un encuentro igual de apasionante. La ruta literaria El eco de la montaña, de hecho, se basa en este libro y así la realizaron, pero con el propio Llamazares, que fue tanto invitado de lujo como hilo conductor de lo que se contó. La belleza de las imágenes de la naturaleza que se veían por la ventanilla del autobús en el recorrido de Boñar a Rucayo seguro que fue preparando la retina para lo que después llegaría. Tras una explicación del origen de la ruta, protagonizada por el IES Pablo Díez de Boñar junto a la fuente de Rucayo, arrancaba la expedición de liternautas acompañados por el escritor Julio Llamazares y el geógrafo Eduardo Martínez de Pisón.

Después, el alcalde de Boñar, Pepe Villa acompañado de representantes de la ULE de los departamentos de Filología y Geografía, Natalia Álvarez y José Cortizo, dio la bienvenida a todos los asistentes a la conferencia de Eduardo Martínez de Pisón. Era el momento de escuchar a un hombre sabio, palabras con las que el propio Llamazares presentó al catedrático emérito de Geografía de la Universidad Autónoma de Madrid. Ni una sola silla vacía en el salón de Boñar para escuchar a ese hombre de 85 años. Así, de repente, alumnos, profesores y vecinos quedaron unidos para siempre por un libro.

Todas las formas de amar los libros
Comentarios