sábado 19.10.2019
PATRIMONIO

«Vamos a dar guerra con Lancia»

La alcaldesa de Villasabariego denuncia el estado lamentable del yacimiento El relevo en la Diputación deja en suspenso los planes para convertir la ciudad astur-romana en un museo al aire libre.
«Vamos a dar guerra con Lancia»

Décadas de olvido, un incendio intencionado y ahora el relevo político en la Diputación. Los planes para convertir el yacimiento arqueológico de Lancia en un museo al aire libre, como prometió el presidente en funciones de la instutición provincial Juan Martínez Majo podrían quedar en suspenso. La nueva alcaldesa de Villasabariego, la socialista María Esther García Reguera, avisa: «Vamos a dar guerra con Lancia». En su opinión, la recuperación de la ciudad que los romanos conquistaron a los astures es «un patrimonio que pertenece a toda la provincia» y, por consiguiente, «no debería tener color político».

La alcaldesa denuncia el estado lamentable en el que se encuentra el yacimiento. La valla, rota y semicaída, anuncia a distancia el abandono de este enclave, que carece de vigilancia.

El presupuesto del Instituto Leonés de Cultura (ILC) tiene reservada una partida de 315.000 euros para la redacción de un Plan Director, una hoja de ruta para rescatar cien hectáreas de historia.

También había previstas otras actuaciones ‘visibles’, como la ampliación de la zona excavada y la restauración de los restos aparecidos tanto en las campañas llevadas a cabo por el ILC como los que están tapados tras ser descubiertos durante las obras de construcción de la A-60 y que Patrimonio exigió en 2011 al Ministerio de Fomento que deberían ser visibles en el futuro. Hacer un circuito visitable por los restos que han aflorado en Lancia y erigir un Centro de Interpretación costará 1,7 millones de euros aproximadamente. La Diputación confiaba sufragar parte de la inversión con cargo al 1,5% Cultural.

El arqueólogo Jesús Celis, responsable de la porción del yacimiento que depende de la Diputación, asegura que aún «estamos trabajando para sacar el concurso del proyecto de restauración y musealización y para plantear la continuación de las excavaciones».

Los hallazgos

El Instituto Leonés de Cultura (ILC) ha llevado a cabo sucesivas campañas de excavaciones, que permitieron sacar a la luz el mercado (macellum), termas y algunas viviendas y calles de Lancia. La investigación se completó mediante georradar y técnicas arqueoanalíticas. Bajo la autovía hay también impresionantes vestigios: un barrio industrial en el que existían fundiciones, la primera necrópolis de incineración localizada en León, un tramo de calzada romana, un horno de finales del siglo I dedicado a la cocción de tejas, otro medieval, unas termas y un edificio de planta basilical, entre otras construcciones.

Miles de piezas han sido extraídas en años de excavaciones, desde monedas a molduras de mármol, ladrillos con la marca del alfarero, fíbulas, ánforas, mosaicos, restos vinculados a la época prerromana y piezas celtibéricas. Sin embargo, el futuro Centro de Interpretación no expondrá objetos originales, sino maquetas, fotografías, mapas y audiovisuales para explicar la importancia de la «Máxima Asturiae Urbis», según Dión Casio; o «Validísima Civitas», como la describe Lucio Anneo Floro. La idea inicial era un Centro de Interpretación de Lancia y del Territorium, es decir, tanto de la civitas como de los lugares vinculados a ella, por ejemplo los vicus, los lugares de culto y las necrópolis.

Falta por saber si la nueva Corporación Provincial, que podría cambiar de signo político, mantendrá los planes para salvar Lancia, que ya en 1941 sufría los estragos del abandono, como denunciaba el político y escritor Mariano Domínguez Berrueta.

«Vamos a dar guerra con Lancia»