lunes 6/12/21
Arte urbano

Vuelve el misterioso Stickerman

El artista leonés bajo seudónimo presenta una exposición sobre el movimiento de arte urbano ‘sticker Art’ en el Claustro Abierto de la Iglesia de los Capuchinos
                      Algunas de las obras que pueden verse en la exposición de Stickerman. DL
Algunas de las obras que pueden verse en la exposición de Stickerman. DL

Actúa bajo seudónimo y es inofensivo, pero prefiere mantenerse en el anonimato bajo el seudónimo de Stickerman. Después de algunas acciones que casi fueron más una toma de contacto con la sociedad leonesa, ahora da un paso más y ofrece una exposición cuyo hilo temático es su especialidad y de la que su nombre no deja lugar a dudas: el sticker Art. El lugar elegido es el Claustro Abierto de la Iglesia de los Capuchinos, en la calle Corredera 1, y puede visitarse de lunes a viernes de 10.00 a 13.00 horas y de 17.00 a 18.30 horas hasta el 20 de noviembre. El título de la muestra es ¿Sticker... qué? y no parece que el artista vaya a realizar visitas guiadas.

A principios de los 90, se empezaron a ver por las calles artistas callejeros que se expresaban en lugar de haciendo graffiti, diseñando pegatinas con mensajes de todo tipo, desde activismo político a mensajes humorísticos, pasando por los puramente estéticos o de contenido social. Así, series de pegatinas (stickers) comenzaron a viajar entre países con una red de intercambio internacional que aún persiste, activistas de todo el mundo intercambiando mensajes y llegando a rincones de otra forma inimaginables.

Con la aparición de las redes sociales, el circuito de Sticker Artistas no ha dejado de crecer, y si bien el intercambio entre artistas, se apoya en redes como instagram o facebook, también resultan muy interesantes las llamadas a participar.

Tras el seudónimo de Stickerman.es se esconde un artista gráfico leonés, que rompe así las barreras de su cotidianidad y el encorsetamiento de sus obligaciones laborales vinculadas al diseño gráfico.

Así, diseñador de día, artivista de noche es como se define él mismo, añadiendo la pose melancólica del artista consciente de que su obra siempre será una creación efímera. Pero si al menos logra embellecer la ciudad durante un instante, Stickerman parece darse por satisfecho, como si fuera un superhéroe de sí mismo...

No concede entrevistas, pero ya se sabe que el ego del artista es incontrolable. Y el éxito puede disparárselo.

Vuelve el misterioso Stickerman
Comentarios