martes 22.10.2019

A las puertas del bronce

Blanca Fernández se queda a 70 centésimas del podio en un 1.500 de nivel internacional.
A las puertas del bronce

Blanca Fernández se quedó a un suspiro de repetir en el tercer peldaño del podio en el Campeonato de España. Si hace un año la discípula de José Enrique Villacorta se colgaba la medalla de bronce en el 1.500 ayer apenas 70 centésimas la separaban del objetivo en una carrera con un caché de primer nivel en el que una de las mejores especialistas a nivel mundial, Natalia Rodrígiez, se apuntaba la victoria (4:38.20).

Blanca, la más joven de las ocho finalistas, se había ganado el derecho a pujar por el podio en unas semifinales en las que firmaba el tercer mejor registro. Ya en la carrera definitiva la leonés del Club Sprint se encontró con el escenario menos propicio, una prueba lenta que en nada favorecía sus intereses. Blanca, que este año se ha centrado más en los 800, prefería una prueba rápida que dejara en el primer tramo a un puñado reducido de candidatas al triunfo.

Pero ocurrió todo lo contrario. Natalia Rodríguez, la principal favorita, se encargó de mantener el pelotón compacto hasta donde le convino. A pesar de todo Blanca se fajaba con acierto con mayor presencia en la calle más cercana a la cuerda. Sabía que su punta de velocidad podía favorecerle si la situación lo requería. A falta de dos vueltas el panorama empezó a complicársele con Natalia apretando el acelerador. A la tarraconense sólo pudo seguirle Isabel Macías mientras que en la batalla por el bronce Elena García y la leonesa Blanca Fernández se dejaban todas las energías. Al final la integrante del Valencia Terra i Mar lograba su objetivo mientras que Blanca debía consolarse con la cuarta posición con un registro de 4:41.60, nás lento que el de la semifinal. Precisamente con el ritmo de la carrera del sábado (4:25.62) la leonesa se hubiera colgado el oro. Pero en una carrera más táctica que veloz sus opciones se vieron reducidas. A pesar de ello su clase le permitió pujar hasta el final por meterse en el podio.

A las puertas del bronce