sábado 26/9/20
Caza

A una semana de bajar el telón

La temporada de caza menor afronta la recta final a tres meses en clave positiva Los cazadores tienen hasta el 26 para intentar cobrarse perdices, conejos y liebres
Un cazador junto a sus perros en una de las jornadas de caza en la provincia de León.JESÚS F. SALVADORES
Un cazador junto a sus perros en una de las jornadas de caza en la provincia de León.JESÚS F. SALVADORES

La temporada de caza menor bajará el telón en Castilla y León el próximo 26 de enero. Con poco más de una semana por delante y a primera vista se puede cifrar en positiva e incluso mejor que el año pasado. Desde que la campaña abriera sus puertas a los miles de cazadores de la Comunidad, y en el caso de la provincia leonesa, las perspectivas, salvo excepciones, se han ido cumpliendo en incluso mejorando, especialmente en el caso de la perdiz aunque sin olvidarse de que conejo y liebre también han contado con un destacado protagonismo en forma de piezas cobradas por los cazadores.

La temporada comenzaba el 27 de octubre con perspectivas mejorables respecto al pasado año que tampoco estuvo nada mal. Y con el paso de las semanas la situación apenas ha variado con cifras más que positivas.

Con la climatología como condicionante a lo largo de las últimas semanas, en el caso de la perdiz la situación ha transcurrido con tintes incluso mejores que los del año pasado. Eso sí, con una mejor perspectiva para cazadores expertos. Bandos se han visto en varios puntos de la geografía leonesa aunque circunstancias como la bravura de las aves y también condicionantes como el viento posibilitan que cobrarse una pieza sea tarea exigente para buena parte de los cazadores que lo han intentado. Y también para el disfrute de los más avezados en ese tira y afloja entre cazador y su potencial presa, el ave. Por todo ello y a la espera de que transcurran los últimos días de la temporada de caza menor en la Comunidad y en este caso en la provincia leonesa, se puede decir que la perdiz en estos algo más de dos meses y medio se está comportando de manera notable.

Hace un año el balance fue positivo y en la actual temporada las cifras incluso han mejorado

En cuanto al conejo y a pesar de que en algunas zonas su presencia necesite aún de un cierto espaldarazo, las potenciales enfermedades que han mermado algo su población no han sido tan dañinas pudiéndose ver en muchas zonas un número alto de ejemplares y en otras reapareciendo. Eso sí, aún por camino por recorrer a lo largo de los próximos ejercicios. O eso se espera para que la situación sea la óptima.

El tercer vértice en cuanto a presencia e interés en esta temporada se ha centrado en la liebre que ha respondido a las expectativas de inicio con cifras más que aceptables teniendo en cuenta también la diversidad de la provincia leonesa. Con todo, tanto para la perdiz como para el conejo y la liebre, esta campaña de caza menor ha discurrido en clave aceptable, positiva tirando a notable.

A todo ello habría que añadir ya fuera de la caza menor, el jabalí cuya temporada está discurriendo incluso mejor de lo esperado con numerosos ejemplares y una situación que para los cazadores es también bastante positiva. Hay que recordar que a diferencia de la caza menor, la temporada que se iniciaba el 22 de septiembre se prolongará hasta el 23 de febrero.

A una semana de bajar el telón