sábado. 26.11.2022

Pintaba fea la cosa para el Abanca Ademar en otro partido en defensa para olvidar de los leoneses, pero un parcial de 0-3 en los minutos finales cambió el sino de un encuentro que el Cangas parecía tener dominado. No termina de ser contundente el cuadro de Manolo Cadenas y de nuevo lanza una moneda al aire que ayer salió cara (31-33). La buena noticia, eso sí, vuelve a ser el potencial ofensivo de los ademaristas —liderados en esta ocasión por un inmenso David Fernández— y los dos puntos que le aúpan hasta la tercera posición de la tabla.

Juan Castro también dio un paso adelante —como suele ocurrir siempre— para liderar a un equipo que necesita un fichaje defensivo con tremenda urgencia.

La diferencia oscilaban entre los tres y cuatro goles todavía durante algunos minutos mas. El Cangas seguía sin saber frenar a su rival, tanto en el tiro exterior, como en el juego interior. Necesitaban un revulsivo los locales, que pasado el cuarto de hora de partido solicitaban un tiempo muerto para buscar soluciones. Las encontraron y a partir de ahí los gallegos comenzaron a reaccionar. Poco a poco iba apareciendo la figura de Javi Díaz bajo palos para frustrar numerosos intentos ademaristas. eso, junto a la aportación en ataque de Brais González, desaparecido hasta ese momento, ayudaba a los locales a meterse en el partido. La diferencia ya era mínima pasado el minuto 20 de partido.

Sufría ahora el equipo de Manolo Cadenas, que no conseguía frenar a su rival. Con una defensa mucho más intensa y agresiva, el Cangas seguía apretando en un final de primera mitad de auténtico toma y daca que dejaba el marcador al descanso en un empate a 17 goles.

Más enchufados saltaron en la segunda mitad los cangueses, que fueron comandando el marcador ya desde el principio de la reanudación, ante un Ademar que tardó más de dos minutos en perforar la portería de Javi Díaz tras la reanudación. Los leoneses tenían muchos problemas para superar la defensa abierta de su rival y, a la vez, para frenar los contragolpes de los gallegos. El Cangas llegó a disponer de una ventaja de dos goles y posesiones claras, para poder ampliar más la distancia. También Ademar tenía ocasiones, aunque la precipitación les castigó en muchas de ellas. Fueron momentos del partido donde ambos cancerberos demostraron su buen hacer bajo palos, por parte local el incombustible Javi Díaz y por parte leonesa, con un seguro Barkhordari y Papantonopoulos que también tuvo sus momentos importantes.

Nuevo empate

Con todo, Ademar conseguía neutralizar la renta local y al minuto 45 se llegaba ya con empate de nuevo en el marcador (25-25).

Se entraba en los instantes decisivos y la contienda era un intercambio de golpes, sin que ninguno de los dos equipos fuese capaz de abrir brecha en el marcador. Los parciales a partir del minuto 45, serían siempre de máxima igualdad.

Se quejaron los hombres de Nacho Moyano en los minutos finales de alguna decisión arbitral, lo que encendía algo más a la afición de O Gatañal. Entrando ya en los dos últimos minutos y con el luminoso señalando un 31-30 a favor de los locales, el Cangas, afrontaba esos dos minutos restantes con un hombre menos por la exclusión algo rigurosa de Santi López. Empataba Casqueiro con menos de un minuto por jugarse y el Cangas desaprovechaba su ataque, al perder el balón Del Arco en la circulación. David Fernández culminaba el contragolpe para poner por delante por primera vez en toda la segunda mitad a su equipo. Aún dispondría el cuadro gallego de tiempo para realizar un ataque más y con igualdad numérica por la expulsión con roja directa de Boskos.

Apostó por atacar sin portero Nacho Moyano, pero la jugada esta vez no salió bien, ya que tras pérdida, Casqueiro desde su campo ponía el definitivo 31-33, logrando un triunfo muy trabajado y quizás inesperado tal como se desenvolvió el encuentro en la segunda mitad, donde el Cangas parecía tener controlado el juego, hasta esos minutos finales.

El Ademar aprovecha los regalos
Comentarios