viernes 30/10/20
BALONMANO. LIGA ASOBAL

El Ademar apuesta por la velocidad

Dani Gordo asegura que mañana ante el Puente Genil el equipo intentará mantener «un ritmo alto de partido» para aprovechar su juventud y desfondar al rival.
El ruso Tatarintsev intenta irse del marcaje de Vejin durante un entrenamiento.

Si algo distingue al Ademar es su fidelidad a los viejos valores que le han dado una identidad bien reconocible en el planeta balonmano. «Correr, defender agresivos y ser rápidos son sellos de este equipo que siempre le han dado buen resultado», recordaba ayer el técnico, Dani Gordo, para apuntar cual será la estrategia de cara al partido de mañana viernes (20.00) ante el Puente Genil. El asunto está claro: se trata de aprovechar los recursos propios al máximo. Y si algo tiene en abundancia en estos momentos el conjunto leonés es juventud. De hecho es el plantel más joven de la liga.

«Vamos intentar dar un ritmo alto al partido para aprovechar nuestra juventud», apostilló el técnico leonés. Eso suele implicar tanteadores altos pero tampoco es un asunto demasiado trascendente si en el intercambio siempre sale ganador el Ademar porque es capaz de mantener un ritmo endiablado durante todo el envite. «Si el ritmo es alto habrá más ataques y por tanto más goles. Pero nosotros ya hemos sacado provecho a estas situaciones en las segundas partes de los partidos cuando nuestra condición física se termina imponiendo».

A lo largo de esta temporada esta reflexión ya se ha visto confirmada en más de una ocasión. La última, sin ir más lejos, en la anterior jornada de liga ante el Guadalajara. Al término de los primeros treinta minutos el marcador reflejaba un empate a 18. En la segunda mitad el Ademar sumó 16 tantos más y el Guadalajara sólo fue capaz de hacer once para un contundente resultado final: 34-29.

La vieja máxima de ‘si algo funciona no lo toques’ es aplicable en estos momentos al equipo de Dani Gordo que volverá a apostar por esta fórmula para intentar sumar mañana viernes ante los andaluces una nueva victoria, lo que supondría la segunda consecutiva.

Para este choque, la única duda en el plantel ademarista es la del meta Rogelio Llamazares, que sigue arrastrando problemas musculares en la zona del abductor que le tiene prácticamente entre algodones desde hace una semana. Cuando esa lesión parecía superada en los entrenamientos de esta semana ha vuelto a resentirse lo que ha obligado a darle reposo y mantenerle al margen de los entrenamientos normales en el resto del equipo.

Dani Gordo apuntaba ayer que las últimas horas serán determinantes para saber si puede ser o no de la expedición ademarista. El plantel leonés se subirá al autobús a las nueve de la mañana para llegar a media tarde a la localidad cordobesa y poder así tener tiempo para reposar un poco y realizar un entrenamiento en la cancha del partido.

El Ademar apuesta por la velocidad
Comentarios