domingo 17/10/21
Balonmano

El Ademar recupera el paso firme

Semedo y Gonzalo Pérez lideran el triunfo leonés frente a un Villa de Aranda que se estrelló con la defensa de los de Cadenas
Marchán lanza ante la portería arandina. Su bagaje ofensivo llegó a los tres goles. MARGÓN EGEA

Tres derrotas consecutivas en Liga se habían convertido en una losa para el Abanca Ademar de la que por fin se ha liberado en su visita al feudo del Villa de Aranda. Y con buenas sensaciones para recuperar la senda positiva con un triunfo solvente (24-31) que sirve a los de Cadenas para remontar el vuelo y acercarse un poco más a la tercera posición de la tabla de la que a día de hoy tan solo le separa un punto.

Los leoneses hicieron valer su calidad en la cancha de un colista Blasgon Ceres Villa de Aranda que opuso resistencia a base de coraje pese a la ausencia de su mejor jugador, Novais. Lo hizo sobretodo en una primera parte en la que llegó a tomar ventaja con el 5-4 a los diez minutos y después de que otros cinco de auténtica locura con un parcial de 0-6 situaran a los de Cadenas nuevamente liderando el electrónico doblando precisamente a los burgaleses.

Fueron unos 30 minutos de tirones por parte de unos y otros pero un segundo acto donde los ademaristas, a partir de una extraordinaria defensa, pudieron ahuyentar los fantasmas de una nueva sorpresa negativa. La dupla que formaron Semedo y Gonzalo Pérez Arce (autores al final del encuentro de siete y nueve goles respectivamente) cimentaron la ‘escapada’ de los leoneses que a pesar de que al descanso sólo contaban con un tanto de margen (13-14) tras el paso por vestuarios ponían la directa para acumular hasta nueve goles de rédito. Defensa y ataque fueron esta vez de la mano para que el Abanca Ademar recuperara la senda positiva. Lo malo, que Khalifa se hizo daño en un codo aumentando el gafe de las lesiones en una tarde donde los maristas volvieron a sonreír en Liga.

Arrancaba el encuentro con en canterano Carlos Honrado bajo los palos. La ausencia de Slavic y los problemas físicos de los que todavía no se había recuperado Khalifa por completo lo precisaban. Tras recibir un primer gol desde el pivote, se fue entonando junto a su defensa y así un golazo de Tin Lucin daba la vuelta al 1-0 inicial poniendo ya arriba a los de Manolo Cadenas.

El Villa de Aranda vivía en el encuentro de balones al pivote, con un leonés como Javi García imponiendo su poderío físico. Se bloqueaba el juego de ataque ademarista con 2-3, volviendo los locales a llevar el dominio en el luminoso. Honrado, cada vez mejor, sacaba dos buenas manos y Pedro Martínez igualaba a cuatro, pero el mayor dinamismo de los arandinos en ataque llevaba a Manolo Cadenas a pedir su primer tiempo muerto, demasiado pronto.

Efecto en el primer contragolpe que permitía a Gonzalo volver a poner a los maristas por delante con un 5-6, y es que los leoneses se habían puesto las pilas en defensa. Así, Piechowski en ataque recibía en seis metros para lograr por vez primera poner a los visitantes con dos de ventaja.

Abanca Ademar era otro, llegaba otro robo y José Mario Carrillo sellaba el 0-4 de parcial, 5-8 arriba. Tiempo muerto de Alberto Suárez en el banquillo burgalés. Pero si el tiempo de Cadenas transformó a Ademar, el local no sirvió para nada. El parcial marista seguía creciendo, pérdidas locales, pasivos incluso y contras perfectas para un 0-6 (5-10 en el marcador).

Rompía Javi García en seis metros ese parcial, pero el Abanca no quería dejarse sorprender. Los locales crecían en ataque y Juande Linares en nueve metros ponía un 9-11. En los últimos cinco minutos, el Villa de Aranda perdió un par de ataques para ponerse por delante, anotando Lucin a la contra el 13-14.

Un lanzamiento imparable de Semedo en nueve metros fue la mejor manera de comenzar la segunda parte para los leoneses. Otra acción del caboverdiano tras parada de Khalifa llevaron al tiempo precipitado de Alberto Suárez. La defensa de los de Cadenas era otra, mucho más intensa, y así en una nueva contra Gonzalo hacía el 13-17 al paso por el minuto cinco.

Los lanzamientos de Semedo y las contras de Gonzalo Pérez seguían aumentando la ventaja a favor de los ademaristas, alcanzando una máxima de seis con un 15-21. La renta iba creciendo bajo la misma receta, misil de Semedo, contra de Gonzalo, y 15-23.

La defensa ademarista y en última instancia las paradas de Khalifa frenaban a un Villa de Aranda que se iba desquiciando con el paso de los minutos, si bien dos goles seguidos de Javi García al paso por el ecuador del segundo periodo permitían a los amarillos recortar a seis con 17-23. Hasta que una acción culminada por Jaime Fernández cortaba la racha local. La suerte del encuentro ya estaba echada, los puntos se iban a ir camino de León y la intensidad de las defensas se relajó un tanto. Tanto es así que a seis del final, Aranda se ponía a cinco goles con un 22-27 y en esa acción Natán Suárez era excluido. Manolo Cadenas respondía con un tiempo muerto, y es que no había que confiarse. Un golazo de Marchán y la seriedad de los maristas en los compases finales, con presión arandina a la desesperada, hicieron el resto. Ademar, antes del exigente calendario de partidos europeos, volvió a la senda de la victoria en la competición doméstica.

El Ademar recupera el paso firme
Comentarios