viernes 7/8/20
Fútbol | Primera División

El Barça vence pero su juego vuelve a suscitar las críticas

La relación entre Messi y Setién sigue sin ser buena. A. ESTÉVEZ
La relación entre Messi y Setién sigue sin ser buena. A. ESTÉVEZ

No tiene muchas cosas que celebrar el Barça esta temporada, eliminado de la Copa del Rey en cuartos de final por el Athletic y de la Supercopa de España en semifinales por el Atlético. Ni siquiera colocarse a un punto del Real Madrid ha sido valorado como una auténtica medida de presión al líder antes de su partido ante el Alavés, hoya las 22.00 horas.

No hay esperanzas de que el máximo rival pinche no una, sino dos veces en los cuatro encuentros de Liga que le quedan. Tampoco existe una confianza ciega en que el equipo azulgrana sacará adelante sus tres choques ante Valladolid, Osasuna y Alavés porque, precisamente, lo único que no transmite es seguridad. Y menos lejos del Camp Nou, pues se desplazará a Pucela y Vitoria. Con la Liga de Campeones mejor no ilusionarse todavía porque el Nápoles va como un tiro, preparando ya el pulso de vuelta de los octavos final tras el 1-1 de San Paolo, con rotaciones y sin presión por los resultados porque como campeón de Coppa ya tiene una plaza confirmada en la próxima Liga Europa y apenas tiene opciones de aspirar a pelear por una posición de Liga de Campeones.

En ese contexto un poco deprimente, una sensación aumentada por el habitual juego soporífero de la ‘era Quique Setién’, los seguidores y socios más pasionales del club azulgrana celebraron el hecho de enviar a Segunda al vecino de la ciudad, el Espanyol, con el gol de Luis Suárez (1-0). Lógico desde un punto de visto de rivalidad histórica, pero muy pobre en el escenario deportivo actual.

Paso en falso de Setién Quique Setién fue quien peor parado salió del derbi. Se animó demasiado por el buen partido del Barça ante el Villarreal sin tener en cuenta que pocos equipos son tan atrevidos como el de Javi Calleja. Lo normal es que unos entrenadores copien a otros y si es evidente que el equipo azulgrana no tiene velocidad ni fluidez con el balón ante conjuntos ultradefensivos, para qué probar otra cosa. Rufete, técnico circunstancial del colista, colocó un 5-4-1 cerrando espacios y lo del Barça en el Estadio de la Cerámica quedó en un brote verde anecdótico. Y las palabras del entrenador cántabro en la rueda de prensa anterior al partido, presumiendo del buen juego de su escuadra.

El Barça vence pero su juego vuelve a suscitar las críticas
Comentarios