lunes 21/9/20
Vuelta

El Barcelona lo fía todo a Europa

El equipo azulgrana intenta evitar un año sin títulos y busca una plaza en la Final a Ocho de Lisboa

El Nápoles, que empató en la ida en Italia, no se lo podrá nada fácil

CESARE ABBATE
CESARE ABBATE

Medio año hace, casi, que un gol de Griezmann igualó otro de Mertens en San Paolo en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones que enfrentó a Nápoles y Barça. Aquel 25 de febrero, cerca de 60.000 aficionados animaron al equipo italiano en un partido que acabó 1-1 con más luces que sombras en los dos clubes.

Este sábado, tras un largo confinamiento por la pandemia del coronavirus, una ‘mini-Liga’ exprés de once jornadas y otro paréntesis de tres semanas, con siete días de vacaciones incluídas, llega la vuelta en un Camp Nou (21.00 horas, Movistar Liga de Campeones) a puerta cerrada por medidas sanitarias, sin presión ambiental para el conjunto de Gattuso, pero de máximo riesgo para la escuadra de Quique Setién, amenazado con la posibilidad de cerrar una temporada sin títulos en el caso de caer eliminado.

Tridente ofensivo

Messi, Luis Suárez y Griezmann serán los encargados de dar vida en ataque al Barça

En juego está el pase a la inminente Final a 8 de Lisboa, también en formato vertiginoso.

El Barça, segundo en la Liga ganada por el Real Madrid, eliminado por el Athletic en la Copa y por el Atlético en la Supercopa de España, está a cuatro partidos de intentar salvar el curso con un gran título, pero a uno de finiquitarla con un fracaso que le costaría la cabeza, sin ninguna duda, a Quique y que podría dar paso a una revolución en la plantilla. No se puede decir que haya habido una gran mejoría desde aquella lejana ida.

El Nápoles, en cambio, sí ha adquirido una mayor identidad desde entonces, conquistando la Copa de Italia ante la Juventus. Gattuso también llegó a media temporada, pero su mano se ha notado más que la de Setién.

El técnico cántabro se juega su futuro con sólo once jugadores de campo de la primera plantilla y dos porteros. La pésima planificación deportiva de los responsables del club en esa parcela y los contratiempos ya dejaron al equipo en cuadro en la reanudación de la Liga y nada ha cambiado. Arturo Vidal y Sergio Busquets son bajas por sanción; Umtiti y Dembélé (aunque lleva un par de días entrenando con el grupo) siguen lesionados; Arthur se declaró en rebeldía tras ser traspasado a la Juventus, y Braithwaite no está inscrito en Europa porque la UEFA no lo permitió, a diferencia de LaLiga y la Federación española, al ser fichado fuera de plazo en febrero como sustituto de Dembélé.

Por lo menos, Setién sí ha podido recuperar en este nuevo parón a los tres jugadores que acabaron la Liga lesionados: Griezmann, Lenglet y Araújo. Los dos primeros serán titulares y el tercer cubrirá en el banquillo las espaldas del propio Lenglet y de Piqué. No es el único canterano que puede tener protagonismo, pues Riqui Puig está llamado a ser importante en el centro del campo, ya que él, Sergi Roberto, De Jong y Rakitic optan a tres plazas. Y Ansu Fati comenzaría de suplente por los galones de Messi, Griezmann y Luis Suárez, pero ya ha demostrado que tiene carácter y calidad a sus 17 años para sumar cuando entre al terreno de juego.

El Barcelona lo fía todo a Europa