miércoles 21.08.2019

Caso cerrado: Villarorta y los Lions están limpios

El juez cierra, tras ocho meses, el caso contra el entrenador y sus atletas Martos y Arce por tráfico de sustancias dopantes.
Caso cerrado: Villarorta y los Lions están limpios

El pasado 19 de noviembre despertaron de una pesadilla que para los tres ha durado casi ocho meses. Ayer, arropados por compañeros y amigos Villacorta y dos de sus atletas, Sebas Martos y Dani Arce, rompieron su silencio para anunciar que el procedimiento abierto contra ellos en abril por presunto tráfico de sustancias dopantes tocaba a su fín. Y además de manera favorable. El auto firmado por el juez lo dejaba claro: sebreseimiento y archivo de las actuaciones. O lo que es lo mismo, ninguna de las investigaciones recogidas en los casi 2.000 folios mostraban signo alguno de actuaciones ilícitas. Los tres están limpios.

Acompañados por el abogado que ha llevado su caso, Luis Rodríguez, Villacorta y sus dos ‘lions’ explicaron todo lo que han pasado desde que aquel 28 de abril tuvieron que pasar más de 10 horas en los calabozos antes de declarar. Una denuncia anónima cuyo autor no ha trascendido iniciaba un caso que ahora se cierra sin atisbo de duda sobre la limpieza de los tres. «Hace casi ocho meses se vertían sobre mí y algunos de mis atletas acusaciones muy graves, de las cuales desconocíanos su procedencia. Por todo ello se abrió un proceso legal durñisimo sobre nosotros en el cual ha habido interrogatorios, registros en domicilios, pruebas periciales médicas, escuchas, analíticas así como la revisión de los datos médicos de los últimos diez años, declaraciones en el juzgado... y un sinfín de minuciosos datos que finalizan en la resolución en a que se decreta el sobreseimiento de la causa y se procede al archivo de las actuaciones», precisa Villacorta que junto a Martos y Arce siempre recalcaron su inocencia.

Villacorta calificaba todo este periodo como de una «Pesadilla» difícil de creer. «Termina un procedimiento motivado por una investigación de la que, a día de hoy, desconocemos el origen que la puso en marcha. Una pesadilla que ha hecho mella en cada uno de nosotros y que deja una cicatriz personal, pero sobre todo una pregunta en nuestra cabeza, ¿y ahora quien limpie nuestra imagen?».

Tranquilo y a la vez seguro de sus palabras, Villacorta también elevó un deseo «que en sucesivas ocasiones no sea tan fácil dañar a un grupo de personas que lo único que buscan es continuar creciendo como deportistas y también a nivel personal. Y que no se les pueda hacer un daño que llegue a ser irreparable. Nosotros siempre lo hemos dicho y obramos con nuestros hechos: perseguimos la ilusión por un deporte limpio y con la honradez de todos aquellos que lo rodean y disfrutan».

El gesto de preocupación de hace ocho meses se tornaba en el de tranquilidad para el entrenador y sus atletas que en su comparecencia resaltaban que a pesar de todo lo sucedido y de los ocho meses de pesadilla y an algunos casos de desasosiego «hemos continuado haciendo lo que mejor sabemos, luchar por ser mejor, pero no a cualquier precio sino con trabajo».

Villacorta tampoco se olvidó de aquellos, que fueron muchos, que desde el primer momento pusieron la mano en el fuego por su inocencia y limpieza. «Quiero dar las gracias en mayúsculas a todos aquellos que nos han demostrado su apoyo incondicional y que desde el primer momento creyeron en nosotros sin un ápice de duda. Gracias a vosotrso que nos habéis dado la fuerza necesaria para continuar».

En su alocución como portavoz propio y de Martos y Arce el entrenador de los ‘lions’ pidió que no se olvide tan fácilmente «que no vale dañar la imagen denadie sin fundamentos, verter manifestaciones falsas, quitar la ilusión de tanta gente y que, nuevamente como dije hace ocho meses, que no valen la mentira y el engaño para competir en la pista y en la vida. Pero sobretodo, ojalá no se olvide lo que nos ha pasado para que nadie tenga que volver a pasar por todo lo que hemos vivido na lo largo de estos meses».

Caso cerrado: Villarorta y los Lions están limpios
Comentarios