lunes. 28.11.2022
Piragüismo | José Julián Becerro

«Después del Europeo y el Sella la guinda debe ponerla el Mundial»

José Julián Becerro es Bronce europeo en K2 y campeón del Descenso Internacional del Sella
José Julián Becerro está disfrutando de su mejor año competitivo en el piragüismo. JONAS PRAVIA.

Alcanzada la treintena de años a José Julián Becerro le ha llegado el momento más dulce de su dilatada carrera deportiva. La que iniciaba de niño en el Club de Piragüismo La Bañeza. Bronce en el reciente Europeo de maratón K2 junto a Fernández Castañón, unos días más tarde se coronaba en lo más alto de la prueba por excelencia a nivel internacional el Descenso del Sella. Y todo tras una gran remontada superando incluso una caída en la misma salida.


—Un triunfo en el Descenso del Sella que viene a corroborar tu gran momento.

 

—El bronce en el Europeo y la victoria en el Sella vienen a responder a todo el trabajo que llevo de atrás. No sé decir si este es mi mejor año en lo deportivo pero sí uno de los mejores tanto por resultados como por sensaciones. Pero también lo tengo claro, no debo quedarme ahí porque este año aún tenemos por delante el Mundial de China en octubre y ahí buscaré mejorar el cuarto puesto de hace un año. Creo que tanto mi compañero del K2 como yo llegaremos en un momento óptimo. Sería la guinda a un gran año. Además, vamos sin presión y dispuestos a que todo lo que hemos trabajado hasta ahora tenga reflejo en la competición.

 

—Con Fernández Castañón formas un tándem casi perfecto.

 

—Nos compenetramos muy bien. Cada uno sabe lo que es capaz de dar y también entiende al otro a la perfección. Llevamos un tiempo juntos y nuestra armonía es total. Cada uno entrena por su cuenta y luego al juntarnos y entrenar juntos llevamos esa preparación a un nivel en la que uno y otro hacemos uno. Para llegar lejos tienes que ser bueno y entrenar, y en el caso de las embarcaciones con más de un palista, hacer grupo. Los resultados están ahí y eso supone que los dos tiramos en la misma dirección. Para mí es un compañero ideal.

 

Momento óptimo
"He tenido buenos años pero por resultados y sensaciones creo que este es el más completo"

 

—Vives desde hace un tiempo en Santander por motivos de trabajo. ¿Te ha ayudado eso o todo lo contrario?

 

—En este deporte, como en otros muchos, tienes que trabajar también porque no puedes vivir de él. En mi caso desde hace un tiempo resido en Santander. Allí compagino el trabajo con los entrenamientos. Por suerte tengo cerca de casa una ría grande y eso supone un argumento muy a mi favor. Para llegar lejos tienes que entrenar y las condiciones necesarias para hacerlo. Aunque conlleva un esfuerzo extra hasta el momento soy capaz de compaginar el trabajo con la preparación y la competición propiamente dicha.

 

Recuerdo a sus raíces
"No olvidaré nunca mis primeros pasos en el club de mi tierra, el Piragüismo La Bañeza"

—En el Descenso del Sella tanto tú como tu compañero de K2 tuvisteis que remontar tras una accidentada salida.

 

—En la clasificatoria por tiempos las cosas salieron bastante bien pero el día de la carrera las cosas se torcieron ya desde la salida al caerme. Perdimos unos puestos y también segundos con respecto a la cabeza. Además tuvo que pasar un tiempo para comprobar si el incidente había ido a mayores en forma de problemas físicos. Por suerte no sentí dolor importante y poco a poco la situación volvió a su cauce. Pudimos emparejarnos con la embarcación francesa y eso fue muy positivo para coger un ritmo adecuado. Luego fuimos por los de cabeza y pudimos darles caza. Incluso no paramos. Comentamos que teníamos que darlo todo hasta la meta y la táctica salió perfecta. Las cosas empezaron mal pero al final acabaron de la mejor manera posible. Y eso que tras el Europeo llegábamos algo cargados a nivel competitivo. Las sensaciones eran regulares pero ya en plena vorágine competitiva todo mejoró para lograr un triunfo que ya había rondado en alguna ocasión y que al fin se hizo realidad.

 

—Y todo en una prueba de referencia mundial.

 

—Sí. Además este año la participación, además de más numerosa también se puede decir que era incluso más poderosa. La organización hizo un esfuerzo para tener a los mejores a nivel internacional. Y eso también conlleva que nuestro triunfo es incluso más gratificante al tener que superar a rivales tan contrastados y de enorme potencial. Prueba de ello es que hasta 12 embarcaciones tenían opciones de subir a lo más alto del podio. Y al final fuimos nosotros.

 

—¿Cual crees que es la clave de vuestro éxito?

 

—En los dos últimos Europeos de maratón hemos subido al podio con la medalla de bronce. Y ahora ha llegado lo del Sella. Sobretodo hay que apuntar al trabajo. Pero también a la calma y tranquilidad con la que afrontamos las cosas. Los dos tenemos entre 34 y 35 años, una edad muy buena para esta modalidad de piragüismo. Nos entendemos muy bien y dejamos la presión a un lado. Sabemos lo que hemos hecho y que aunque amamos este deporte también tenemos nuestros trabajos. Ganar y estar adelante es muy bueno, pero no nos obsesiona.

 

—¿Te imaginabas cuando empezaste en La Bañeza llegar hasta donde lo has hecho?

 

—Le debo mucho al Club de Piragüismo La Bañeza. Para mí es mi club a pesar de que milito en otro. Allí empecé a amar este deporte. Yo nunca me imaginé que iba a lograr lo que he hecho. Quería hacer cosas importantes pero en esta vida no es lo que creas sino lo que consigues. Incluso conmigo han estad piragüistas que eran iguales o mejores y al final no han llegado. Hay que ir paso a paso, eso lo tengo claro. A dar lo máximo e intentar aprovechar las oportunidades que se te presentan. Eso sí, vuelvo a decir, el Club de Piragüismo Bañezano lo tendré siempre en mi corazón. Tampoco quiero olvidarme de mi club actual, el Fluvial de Lugo que me está apoyando al máximo y sin el que seguro no podría afrontar estos retos.

«Después del Europeo y el Sella la guinda debe ponerla el Mundial»
Comentarios