martes 31.03.2020
Fútbol | Segunda División

El día de Reyes se celebró en febrero

la Deportiva llega tarde, mal y nunca el partido y regala el triunfo al cuadro catalán, que casi anotó sin querer los goles de su victoria
El centro del campo de la Deportiva nunca tuvo el control del balón y eso lo acusó el equipo, que no creó juego ni ocasiones. EDDY KELELE
El centro del campo de la Deportiva nunca tuvo el control del balón y eso lo acusó el equipo, que no creó juego ni ocasiones. EDDY KELELE

Melchor, Gaspar y Baltasar no pasaron por Montilivi el 6 de enero; lo dejaron para ayer. Son, Trigueros y René en particular y la Deportiva en general regalaron el triunfo al Girona FC, que no tuvo que apretar mucho las clavijas para llevarse los tres puntos; la Ponferradina se los entregó. De hecho, casi ganó sin querer, porque en el primero de los dos tantos anotados la Deportiva le entregó dos veces el balón al delantero Brandon hasta que éste no tuvo más remedio que marcar, mientras que en el segundo ni siquiera remató Borja, sino que le pegó la pelota y salió rebotada hacia el fondo de las mallas (2-0).

Muy mal partido de la Deportiva, del estilo del jugado en Málaga, pero al menos aquel día no entregó en bandeja el gol. Un remate muy desviado de Óscar Sielva y un tiro de falta al larguero de Ríos Reina, en ambos casos después de la hora del partido, fue todo el bagaje ofensivo blanquiazul. Tiros entre palos en jugada, cero.

No echó de menos el cuadro gerundense a Stuani, que no estaba por sanción. Cualquier matado que llevase años sin marcar podría haberle dado el triunfo al Girona FC, porque hay que insistir que prácticamente marcó los goles sin querer.

La Deportiva llegó a las 03.15 horas a Girona; cinco horas tarde. Un asunto de organización o más bien de desorganización de la compañía aérea retrasó cinco horas la llegada al hotel de concentración la noche antes del duelo. Y lo que mal empieza, mal acaba.

EL entrenador local optó por Brandon Thomas y Borja en punta; un 4-4-2 para suplir la baja del máximo goleador de la categoría. Bolo jugó con un 4-2-3-1 con los tres extremos fichados en el mercado de invierno en el once inicial, si bien Ivi López actuaba de mediapunta por detrás de un Yuri que se desesperó como un islote en la punta y que acabó siendo sustituido. Efectivamente Manzanara fue el recambio del sancionado Russo. Y verdaderamente fue de lo poco salvable del equipo visitante.

En el minuto nueve Son regaló un balón a Brandon, éste a Borja, pero cortó Trigueros, que a su vez se lo regaló al propio Brandon para lograr el 1-0. Las cosas no podían empezar peor. A los 17 minutos un centro raso de Maffeo no encontró rematador. Un par de tiro de falta a la barrera de Ivi López fue lo poco en ataque del conjunto visitante, que no tiró ni a puerta ni fuera en el primer tiempo.

A cuatro minutos del descanso apareció la mujer barbuda. Centro desde la izquierda aparentemente cómodo para René, que incluso se iba fuera, el portero debió temer que pudiese llegar Borja, por lo que metió la mano arriba, pero el balón se le escapó, rebotó en el delantero y acabó en gol. Y si la Deportiva tenía opciones de reaccionar al golpe del minuto nueve, aquí murieron.

La segunda parte arrancó con un cambio en las filas de la Ponferradina. Bolo dio entrada a Nacho Gil por Javi Navarro para fortalecer el centro del campo. Se colocó de mediapunta e Ivi cayó a la izquierda. La primera oportunidad fue del Girona FC con un remate fallado por Granell. Un tiro de Óscar Sielva en el minuto 62 se fue desviadísimo en el primer remate visitante del choque.

Los minutos se iban consumiendo sin que sucediera nada, hasta que apareció Ríos Reina. El jugador sevillano pudo marcar en un gran lanzamiento de falta, pero el balón se estrelló en el larguero con Riesgo ya batido. Fue el único tiro entre palos. La respuesta local llegó en el minuto 77 con un remate rechazado de Rivera tras una precisa asistencia con la cabeza de Pedro Alcalá.

Los de Bolo bajaron los brazos definitivamente en la recta final del partido, incapaces de poner en serios aprietos a un portero y una defensa que se reforzó para conservar su cómoda renta en el marcador. Así, las dos últimas opciones de gol fueron para el Girona FC. La primera llegó a diez minutos de la conclusión en un disparo de Aday que atrapó René. Y la siguiente en el minuto 84 en una buena jugada local liderada por Samu Saiz con disparo final también de Aday que puso en aprietos a René.

La próxima cita será el sábado a las 16.00 horas ante el Real Sporting en El Toralín. De haber ganado, la Deportiva hubiese dormido en el sexto puesto. Sin embargo, ahora se mira con algo de preocupación hacia abajo. Hoy hay un Lugo-Real Oviedo (20º vs 19º) y si gana uno de los dos, la SDP sólo tendría cinco puntos de margen sobre la zona de descenso tras ganar ayer el Albacete con remontada incluida.

El día de Reyes se celebró en febrero