lunes 16.12.2019
Balonmano | Liga Asobal

El Ademar acelera hacia la Copa

El equipo leonés se sobrepone a la prematura expulsión de Tin Lucin para asaltar la pista del Benidorm en otra gran lección de carácter
Tin Lucin vio la roja y apenas jugó dos minutos. LOF
Tin Lucin vio la roja y apenas jugó dos minutos. LOF
 

El Abanca Ademar va lanzado hacia la próxima edición de la Copa Asobal que se disputará a mediados de diciembre. Ante un Benidorm en horas bajas, los de Cadenas sacaron a relucir todo su repertorio para sumar dos puntos trascendentales en la pelea por defender ese segundo puesto (24-30).

 

Mandó el conjunto leonés desde el primer minuto. Y logró un triunfo cimentado desde el bloque, con gran defensa, con mucha velocidad en el juego y con esa cosa tan sencilla y a la vez tan complicada como es demostrar sobre la pista una superioridad que se supone sobre el papel.

 

Firmaron un arranque excelso Un balón al poste, muchas pérdidas forzadas y en última instancia la muralla que es Dino Slavic hicieron que los minutos pasaran y el cero continuara en el casillero de goles de los alicantinos. Eso sí, apenas a los dos minutos y medio llegaba una rigurosa expulsión para Tin Lucin por una falta donde los colegiados fueron en exceso duros con el central marista.

 

Así, a los seis minutos y medio y tras el tercer tanto leonés en lanzamiento de Gonzalo, llegaba al fin la primera diana de Benidorm en el haber de Josep Folques. Pero Abanca Ademar seguía mandando en los dos lados de la cancha, y así cuando Jaime Fernández ubicaba el 1-5 en el luminoso, Fernando Latorre se veía obligado a cortar la sangría con un tiempo muerto.
Mejoraron un tanto sus prestaciones los locales, con Grau como pilar en la defensa, si bien Gonzalo Pérez Arce ubicaba una máxima de cinco con 2-7 en el electrónico.

 

Jaime Fernández seguía en su papel de central y las rotaciones daban oxígeno como en un golazo de Carrillo para cortar la reacción local con un 4-8.
Benidorm iba a más mientras Abanca Ademar metía en cancha a jugadores que deben ir recuperando la forma poco a poco, como Vieyra o Mosic.

 

Así, tras un 5-9, un robo con gol a la contra de Folques ponía un apurado 7-9 al paso por el minuto 19 de encuentro. Los de Cadenas no perdieron los nervios pese a que la afición también apretaba y así un oportuno parcial de 0-3 —goles de Gonzalo, Mario y Carrillo— llevaba la cuestión de las angustias del 8-10 a la alegría de una renta de cinco con 8-13

 

Si bien los locales lo devolvieron entre los minutos 24 y 28, un 3-0 para los de Latorre que levantaron al público, soñador con la sorpresa ante uno de los grandes.
Carrillo cogía a Simonet en algunos ataques locales para un 5-1 en defensa pero que pronto pasaba a un 6-0 más académico. A punto de acabar el primer periodo, gran parada de Slavic evitando a los locales acercarse de nuevo a dos dianas, con un tiempo muerto de Cadenas para construir un último ataque con once segundos por jugarse y 11-14 en el luminoso, pero no cuajó la ofensiva.

 

David Fernández abría la cuenta al minuto y medio de la reanudación. Y tras un poste alicantino, de nuevo la velocidad y los extremos, claves en el gran encuentro marista, rubricaron el 11-16, con la estampa de Mario López. Carou era líder en defensa, referencia espiritual como siempre de este equipo, pero la primera línea de Benidorm volvía a tirar de los suyos para meterse en la pomada.

 

No obstante, el Abanca Ademar estaba sólido en defensa sellando bien los accesos de Benidorm a seis metros, y pronto los de Manolo Cadenas estabilizaron la diferencia en torno a los cinco goles, si bien en ese momento surgía poderosa la figura de Pabán para los locales.

 

Los extremos y la movilidad seguían siendo grandes argumentos para los leoneses ya sobrepasado el ecuador de esta segunda mitad. Jaime movía al equipo, bien secundado por Mosic. Oliver sufrió una exclusión y un tiempo muerto desembocó en momentos más que satisfactorios en el juego para un Abanca Ademar que alcanzaba una sabrosa renta de seis dianas (18-24) después de una pérdida de Lignieres. Los leoneses funcionaban como un manómetro en el juego ofensivo, con golazos de Gonzalo, David Fernández o Ivan Mosic.
Los locales iban cayendo en la precipitación, buscando solucionar los ataques a la primera, sin excesiva circulación. Pero un parcial de 3-0 culminado con un golazo en velocidad de un viejo conocido como Álvaro Cabanas a ocho minutos del final metía bastante picante al encuentro (21-24). Leonardo Vial había regresado al marco local tras mucho minutos y una diana clave de Mario oxigenaba a los suyos. Y es que desde ese momento los maristas supieron administrar perfectamente el juego, con Erwin Feuchtmann ayudando también como central —eso es polivalencia—, y un Dino que sacó un par de balones a su manera, con paradones y lanzando el contragolpe a placer para que el marcador se fuera engrosando.
Festival en los compases finales del encuentro, con siete de margen para los de Cadenas, que se acabaron llevando el duelo. Seis arriba, regreso a la victoria, y el éxito copero que se aproxima a un Ademar completo y eficaz.

El Ademar acelera hacia la Copa