viernes 18.10.2019
Atletismo ■ Campeonato del mundo en pista cubierta

«El bronce en el Mundial es mi mayor éxito, pero aspiro a llegar más lejos»

«El bronce en el Mundial es mi mayor éxito, pero aspiro a llegar más lejos»

Apenas un día después de convertirse en protagonista en el Mundial de Birmingham con su bronce en la prueba de 800 metros, Saúl Ordóñez aún no había asimilado el éxito que representaba su actuación. Quince años después de que Manuel Martínez lograra el oro en el mismo escenario otro leonés, en este caso de Salentinos, llevaba al atletismo de la provincia a un lugar destacado. Un logro que Saúl, con la humildad de todo un campeón, no quiere calificar como tal sino como el premio a un trabajo de muchos años.

—¿Te esperabas lucir en tu cuello la medalla de bronce?

—Aún no me lo creo. Y tampoco me lo esperaba. Me ha costado mucho llegar al Mundial pero cuando ya estaba aquí me dije que no podía saltar a la pista a correr simplemente sino a buscar el mejor puesto posible. Tal vez cuando empecé e pensar en esa posibilidad fue tras las semifinales en las que me ví con muy buenas sensaciones y sin desentonar con el resto de rivales. Ya en la final sabía que tenía que darlo todo y que de los seis protagonistas tres se iban a colgar una presea. ¿Y por qué no podía ser yo?

—A pesar de ser tu primera final en un campeonato de este nivel te mostraste como si fueras ya un veterano, leyendo a la perfección la carrera y demostrando que en el cara a cara no eres menos que nadie.

—Sabía que en una final además de las fuerzas tienes que estar atento a muchas cosas. Y en cierto modo pasar al ataque antes de que lo hagan los demás. Hablé con mi entrenador y me dijo que no era menos que nadie que lo diera todo como yo sabía. Y así lo hice. Sabía que el polaco iba a atacar y por eso para evitar males mayores me puse delante y cuando el cambió de ritmo me fui a su estela. Todo salió como esperaba y ahí está la medalla de bronce.

—El pasado año lograbas el título nacional en los 800 metros. Parece que ese éxito se ha convertido en el punto de inflexión para que des un paso adelante.

—Fue un resultado que me supuso mucho. Yo ya había logrado éxitos en las categorías inferiores, entre ellas la sub-23 en la que fui subcampeón de Europa, pero el poder ganar un Nacional absoluto con tantos y tan buenos rivales sirvió para que me creyera que podía llegar más lejos. Para seguir confiando en mí y crecer.

—También para que los rivales, tanto a nivel nacional como internacional te miren con un mayor respeto, algo que te has ganado en la pista.

—Antes tal vez era un actor secundario. Y ahora con lo que estoy consiguiendo parece que ya me ven como un rival que puedo luchar con ellos. Eso es bueno porque significa que estoy haciendo las cosas bien y que los resultados están llegando.

—Para ganar hay que ser valientes y ambiciosos, a pesar de que a veces lo pagues caro.

—Yo siempre he sido un deportista ambicioso y que no se corta. Tal vez eso me ha podido llevar en situaciones a algo que no buscaba pero también a poder optar a cosas muy bonitas como esta medalla de bronce.

—¿Cuanto está influyendo en estos éxitos tu entrenador Uriel del Reguero y tu grupo de trabajo?

—Bastante. Es cierto que el protagonista es uno pero también que hay personas que te guían. Y una de ellas es Uriel que siempre ha confiado en mí. También mis compañeros de entrenamientos con los que la armonía es perfecta. Y eso influye mucho.

—Tu camino en el atletismo no ha sido de rosas, más por la falta de apoyos que por lo deportivo donde has demostrado tener excelentes cualidades.

—Es cierto, y más en un deporte como el atletismo en el que es raro que puedas vivir de ello. Pero espero que con estos resultados cambie a mejor.

—Salentinos, el Bierzo y león han vibrado con tu éxito.

—Y yo disfrutado con haberles dado un momento de felicidad.

«El bronce en el Mundial es mi mayor éxito, pero aspiro a llegar más lejos»
Comentarios