martes. 06.12.2022
Fútbol | Copa del Rey

El sueño se topó con la Real

El Mirandés se queda a las puertas de la final tras repetir derrota ante los blanquiazules Anduva no obró el milagro
Oyarzabal es felicitado por sus compañeros tras anotar el gol. OTERO

La Real Sociedad hizo bueno su favoritismo y despertó del sueño al Mirandés (0-1), para preservar el suyo regresando a una final de la Copa del Rey 32 años después. Los hombres de Imanol Alguacil emularon a aquel gran equipo de los ochenta, campeón en 1987 y subcampeón en 1988, y se hicieron acreedores de la posibilidad de luchar por el que sería el tercer título del club donostiarra el 18 de abril en Sevilla mediante una actuación solvente, que anuló el efecto de Anduva sin sufrimiento y con un tanto de Oyarzabal desde los once metros.

Cuando está en juego una final la responsabilidad pesa y las piernas no funcionan igual. Es en ese momento cuando se espera a los mejores, en el caso del Mirandés a Merquelanz, que en una falta botada desde el flanco derecho a punto estuvo de dar un disgusto al que es su equipo, pues juega en Miranda cedido por la Real. Repuesto del susto el equipo donostiarra, Januzaj volvió a perdonar en un remate tras centro de Oyarzabal que se topó con la providencial intervención de Franquesa.

La igualada parecía justa a tenor de lo visto pero la eliminatoria se iba a empezar a decantar para la Real con un penalti tan evidente como absurdo de Malsa. Zaldua dobló a Januzaj por banda derecha y armó el centro, que se topó de lleno con la mano del francés del Mirandés. Oyarzabal asumió la responsabilidad y dejó sentado a Limones con una ejecución impecable antes de enfilar el túnel de vestuarios. En la segunda parte el Mirandés lo intentó pero no le dio para más.

El sueño se topó con la Real
Comentarios