sábado. 04.02.2023
Jordi Ribera tiene las ideas claras para afrontar el Mundial. KHALED
Jordi Ribera tiene las ideas claras para afrontar el Mundial. KHALED

El seleccionador español de balonmano, Jordi Ribera, no dudó en destacar como la mayor fortaleza del conjunto español que afronta desde hoy el Mundial la capacidad del equipo para «adaptarse» a cada dificultad que surge a lo largo de los encuentros.

«Sobre todo me ha gustado la capacidad que tiene el equipo para ir adaptándose a las dificultades que van surgiendo en cada momento de los partidos», señala el seleccionador español de balonmano y exentrenador del Abanca Ademar Jordi Ribera.

Una riqueza táctica que sitúa al conjunto español, vigente subcampeón de Europa, como uno de los claros aspirantes al oro mundial, pese a que Ribera prefiere no apartarse de la filosofía del partido y destacó la importancia de arrancar bien la cita mundialista en el choque que le enfrenta hoy a las 20.30 horas contra Montenegro.

—¿Cómo llega España a esta cita mundialista?

—Hemos jugado contra tres equipos con características diferentes y, pese a algunas fases en las que el juego no ha sido tan bueno, creo que los hemos solventado bastante bien, pero una cosa son los amistosos y otra la competición.

—¿Qué es lo que más le ha gustado del equipo español?

—Sobre todo la capacidad que tiene para ir adaptándose a las dificultades que van surgiendo en cada momento de los partidos. Además, el equipo ha mostrado variedad en el trabajo defensivo y, en ataque, creo que hemos sido lo suficientemente creativos para pensar que podemos enfrentarnos a cualquier tipo de defensa que nos podamos encontrar.

—¿En qué faceta tiene que dar todavía el equipo un paso adelante?

—Venimos de un período en que había jugadores que llevaban mucho tiempo jugando juntos en la selección y eso generaba unos automatismos. Ahora tenemos muchas caras nuevas, gente que lleva poco tiempo jugando junta y todavía tienen que surgir esos automatismos, esa compenetración que con sólo mirarse cada uno sabe lo que va a hacer el otro, pero eso sólo se consigue a base de entrenamientos y partidos.

—Durante los partidos de preparación se ha visto a un jugador como Álex Dujshebaev dirigiendo durante muchos minutos al equipo. ¿Lo ve más como un central que como un lateral para afrontar el Mundial?

—Álex es un jugador que se adapta prácticamente a cualquier posición y eso facilita mucho a un entrenador la posibilidad de variar la forma de jugar. Era una idea que ya habíamos manejado antes, de hecho Álex ya había actuado de central en alguna que otra ocasión, pero por unas cosas o por otras hasta ahora no habíamos podido contar con tres zurdos en la selección.

—Algo que ha podido hacer ahora con la llegada al equipo de Imanol Garciandia. ¿Qué puede aportar a la selección?

—Creo que Imanol ha crecido mucho en este año y medio en el Pick Szeged. Es un jugador que tiene un buen lanzamiento exterior, que entiende el balonmano, es decir tiene una buena toma de decisiones y luego además defiende bastante bien, incluso, con espacios libres y eso nos puede ayudar mucho.

—En la convocatoria destaca, además, la presencia de cuatro pivotes ¿Eso significa que no hay ninguno que le llene plenamente tanto en defensa como en ataque?

—Estamos ante tres pivotes como Gedeón Guardiola, Adrià Figueras e Iñaki Peciña que llevan ya mucho tiempo en la selección. Quizá Peciña un poco menos, aunque ya estuvo en el pasado Europeo y creía que era bueno que entrara un jugador más joven como Abel Serdio para que vaya cogiendo más experiencia.

—Centrándonos en la competición, España se va a medir en la primera fase con Montenegro, Chile e Irán. ¿Qué destacaría de los rivales?

—Tenemos un primer partido muy difícil, primero porque es el debut y siempre hay que tener cierta cautela y, segundo, porque Montenegro es una selección con muchos recursos. Es un equipo que tiene bastante lanzamiento exterior, buenos pivotes, centrales que juegan muy bien y que además maneja el siete para seis, por lo que será muy importante empezar bien.

—¿Hubiera preferido enfrentarse más tarde con ellos?

—Es posible, pero el calendario es el que es. Una vez que llegas aquí hay que aceptar las dificultades de la competición y tampoco hay que menospreciar a los otros equipos, porque aquí todo el mundo juega y todo el mundo quiere ganar.

—Si la primera fase entraña ciertas dificultades, la segunda no puede ser más dura con rivales de la talla de Francia, Polonia o Eslovenia...

—Es lo que tiene un Mundial con 32 equipos, que el sorteo puede ser determinante, así mientras algunos equipos pueden llegar a los cuartos de final con una facilidad pasmosa, otros, como nosotros, tenemos un camino más que difícil, pero así es la competición y eso también nos permitirá llegar mejor preparados, porque todas las dificultades que se van sorteando van fortaleciendo al equipo.

—Unos cuartos de final que se antojan como el objetivo mínimo del equipo para este Mundial de balonmano, ¿no?

—Evidente, de entrada, el objetivo del equipo es llegar a esos cuartos de final y acceder a los preolímpicos. Ese es el primer objetivo.

—Y luego las medallas. Tras ser bronce en los Juegos de Tokio y el Mundial de Egipto y plata en el último Europeo. ¿Le toca a España subir este año un escalón más en el podio?

—La verdad es que es algo que no me planteo ahora. Evidentemente la ilusión de todos nosotros es llegar lo más lejos posible dentro de este Mundial de balonmano, pero hay que ir paso a paso, porque la competición es muy larga. Así que ahora lo que toca es pensar en el partido con Montenegro.

«De entrada el objetivo es llegar a cuartos y acceder al preolímpico»
Comentarios