jueves 25/2/21
Balonmano

España se entrena con Uruguay con la vista puesta en Hungría

balon
Los jugadores españoles celebran el triunfo ante Uruaguay. KHALED ELFIQUI / POOL

Cuando el resultado muestra la diferencia en el marcador que reflejó el choque entre uruguayos y españoles, casi todo queda dicho con los guarismos. Las dos escuadras viven ahora mismo en galaxias diferentes del universo balonmano. El encuentro tuvo poca chicha, más allá de ver que España tiene fondo físico para correr y que en determinados momentos se tomó el partido con excesiva cachaza y displicencia en la zona defensiva. Es comprensible, pero no admisible. Como no lo es que el portero rival se erija en protagonista por las paradas. Ante Uruguay no pasa nada, pero cualquier otro rival, casi cualquier otro rival, penalizaría con severidad las perezas defensivas y la imprecisión ofensiva de los hispanos a la hora de salir a buscar a los corajudos sudamericanos.

Esta aparente falta de aplicación de la defensa española, puramente anecdótica por otra parte, fue de lo poco que llamó la atención de un encuentro que fue realmente más un entrenamiento de los Hispanos con la vista puesta en el trascendental encuentro del lunes, que decidirá el rival con el que se medirá España en cuartos de final.

De lo que es en sí el partido, la crónica tiene que pasar obligatoriamente por destacar la enorme cantidad de contragolpes de primera oleada de los Hispanos, lo que ya de por sí explica mucho de la calidad del ataque rival y de su capacidad de repliegue. Valga como curiosidad que cuando estuvieron en superioridad no vaciaron la portería y jugaron un cinco contra seis clásico pero antiguo. Porque del resto de situaciones propias de un partido de balonmano hay poco que reseñar. Los pivotes estuvieron cómodos, los extremos se permitieron lanzar casi sin ángulo y anotar solo tirando de calidad tecnica, los laterales apena encontraron oposición para las circulaciones y los pivotes se dieron en festín en bloqueos estáticos y dinámicos.

El objetivo era mantener ritmo de competición, que Sergey y Goñi debutaran, que Raúl y Pérez de Vargas descansaran y que no hubiera lesionados. Todo se cumplió. Ahora a esperar a Hungría y luego a Francia o Noruega. Y a soñar o a restañar.

España se entrena con Uruguay con la vista puesta en Hungría
Comentarios