lunes 16/5/22
Balonmano | Campeonato de Europa

España sabe sufrir para ganar

Los Hispanos salen airosos de un duro envite y encarrilan su pase a las semifinales. Soroka erró un penalti que hubiera supuesto el empate (25-26)
                      Antonio García junto a varios de sus compañeros celebra el fallo de Soroka desde los siete metros. DIVISEK
Antonio García junto a varios de sus compañeros celebra el fallo de Soroka desde los siete metros. DIVISEK

España dio un nuevo paso hacia las semifinales del Europeo tras imponerse por 25-26 a Rusia, en un encuentro en el que el rival dispuso con el reloj a cero, y tras revisar los colegiados una jugada en el vídeo, de un lanzamiento de penalti para empatar que Igor Soroka estrelló en un poste. Fiel reflejo del sufrimiento que padecieron en todo momento los Hispanos, que a falta de 14 minutos para el final contaban con una desventaja de cuatro goles (22-18) que parecía condenarlos a una inesperada derrota.

Cuando peor pintaban las cosas, los de Ribera se aferraron a su mejor arma, al defensa, que con el paso a la variante 5-1, permitió a España no sólo igualar la contienda, sino ponerse por delante (24-25) a falta de siete minutos para la conclusión.

Una mínima renta que el conjunto español, muy espeso en los minutos finales en ataque, logró retener gracias a un intenso trabajo defensivo, en el que una vez más el portero Pérez de Vargas tuvo un papel fundamental.

Una parada final pareció dar el triunfo al equipo español, pero los colegiados tras revisar en el video la última jugada, señalaron un penalti favorable al equipo ruso, que con el reloj a cero tuvo la oportunidad de empatar.

La figura de Gonzalo Pérez de Vargas, pese a no detener el lanzamiento, se agigantó para el ruso Igor Soroka, que en su intento de evitar al guardameta español estrelló el balón en un poste.

Eso sí, España estuvo condenada a un incómodo partido en el que volvió a brillar, como viene sucediendo a lo largo de todo el campeonato, el central Agustín Casado, que firmó 5 de los 12 goles que los de Jordi Ribera anotaron en la mitad.

Incitado por la defensa rusa, refugiada constantemente sobre la línea de seis metros, a buscar el lanzamiento exterior, el conjunto español se olvido de el juego con los extremos y se empeñó en demostrar que también sabe anotar desde lejos. Una situación que, pese al acierto de Maqueda, sólo sirvió para que el portero ruso Kireev engordara sus cifras.

Rusia pudo presumir de portero, pero igualmente brillante fue la actuación del guardameta español Rodrigo Corrales, que cerró el primer período con nueve intervenciones. España comenzó a contabilizar recuperaciones de balón, pero a diferencia de encuentros anteriores el acierto no fue el deseado.

El panorama se volvió todavía más inquietante para la selección española en una arranque de la segunda mitad, en el que lastrada por sus errores en el lanzamiento se vio en un visto y no visto con una más que inquietante desventaja de tres tantos (18-15) en el marcador. La diferencia obligó a reaccionar al seleccionador español Jordi Ribera, que ordenó el paso a una defensa 5-1.

Con España contra las cuerdas, surgió la mejor versión del equipo español que con sus continuos cambios de la defensa 6-0 a la 5-1 y luego vuelta a la 6-0 logró frenar la racha del conjunto ruso. Y posibilitó, aunque con sufrimiento, el triunfo de los Hispanos.

España sabe sufrir para ganar
Comentarios