jueves 19/5/22
                      Alejandro Martínez se impuso en la prueba masculina. FERNANDO OTERO
Alejandro Martínez se impuso en la prueba masculina. FERNANDO OTERO

Álex Martínez ya sabe lo que es ganar una San Silvestre de León. Pero en esta ocasión su triunfo lo ha vivido con mayor intensidad. A sus 40 años ha demostrado que tiene cuerda para rato y que a pesar del paso del tiempo la calidad no se olvida.

—¿Cómo se disfruta este nuevo éxito?

—La verdad es que venía con ganas a disputar una carrera que he disputado siempre con mucho cariño. Además, este año es si cabe más emotiva por lo duro que siempre supone aunar a esta pasión por el atletismo otros factores como la familia, los estudios y el trabajo. A pesar de los años sigo evolucionando. Porque prosperar es siempre avanzar.

—Todo triunfo se saborea muy bien, pero en una carrera tan especial supongo que lo has vivido también así.

—Después de correr la San Silvestre de Ponferrada en la que también he participado en su organización me apetecía mucho disputarla de León. Venía con muchas ganas de hacerlo bien. Y con sensaciones bastante positivas. Pero había que demostrarlo en la carrera. Y creo que así lo he hecho. Para mí y supongo que para muchos atletas ganar una San Silvestre con 40 años supone algo especial. Y en todo ello hay factores que además de uno mismo influyen como es mi padre, mi pareja y mi hijo sin olvidarme de mi entrenador. Todos ellos hacen posible que mantenga la ilusión y las ganas de trabajar y esforzarme con el paso de los años.

—Hablando de sensaciones. ¿Cuales son las que tienes tras correr y ganar la San Silvestre de León?

—Nunca he estado tan contento por haber logrado un triunfo. Hacía tiempo que no estaba tan bien al acabar una competición. Para mí seguir corriendo es algo que valoro mucho. Bien es cierto que ya no tengo 20 años y la recuperación va más lenta, pero la ilusión es máxima. Hacer deporte siempre ha estado en mí, y en este caso el atletismo ocupando un factor importante. Además, en estos tiempos de pandemia, el deporte sirve para mucho, no sólo a nivel físico, también mental.

—¿Ha sido más difícil o más fácil de los que esperabas?

—Esta carrera tiene siempre un nivel muy alto. No sólo para intentar ganarla, también para estar en la parte delantera. No puedes relajarte y tienes que dar lo máximo. Además, la San Silvestre es siempre muy especial. Y ahí radica muchas veces una dosis extra de motivación. Para mí cada carrera es un reto y en este caso he podido superarlo de la mejor manera posible. Una gran forma de despedir el año en un deporte que me apasiona.

«No me esperaba ganar la San Silvestre con 40 años»
Comentarios