miércoles. 01.02.2023
Ciclismo. Vuelta a España

La Farrapona, desde León sólo de tierra

La etapa reina de la Vuelta delatará las carencias en infraestructuras de la zona limítrofe con Asturias. Mientras en el Principado el vial muestra un asfaltado reciente, a pocos metros sólo aparece una pista.
Situación de la pista de la vertiente leonesa que deberán atravesar los seguidores que quieran presenciar la llegada al alto.

La etapa 14 entre Astorga y la Farrapona del próximo 3 de septiembre, considerada una de las más definitorias de la Vuelta a España, dejará al descubierto la paupérrima infraestructura viaria en el tramo fronterizo leonés con Asturias. Aunque el pelotón cruzará la línea de meta procedente del Pincipado, apenas unos metros después los ciclistas y toda la infraestructura que rodea al evento ciclista se encontrará con un vial de tierra sin asfaltar, a pesar de que desde el Ayuntamiento de San Emiliano se ha reiterado en más de una ocasión la necesidad de mejorar este trazado.

El deficiente estado del firme también estará a la vista de los miles de aficionados que se acercarán a presenciar la llegada de los ciclistas, pues la pista de casi cuatro kilómetros que comunica el pueblo de Torrestío con el alto de la Farrapona es el único lugar por el que se podrá acceder en coche casi hasta la cima.

Mientras del lado asturiano máquinas y operarios se afanaban por terminar el asfaltado y acondicionamiento de la carretera, en la vertiente leonesa apenas hay movimiento. Tan sólo una máquina afirma el terreno mientras una persona retira las piedras. Lo que debería de servir para promocionar las excelencias de la provincia leonesa se tornará en una imagen nada positiva.

Desde el Ayuntamiento de San Emiliano, y la Junta Vecinal de Torrestío, propietario de la pista, no pueden hacer más. El acondicionamiento de la carretera se ha pagado con los escasos ingresos de las dos poblaciones después de recibir la negativa de varias instituciones. Solamente la Diputación Provincial ha acudido en su ayuda aportando dos máquinas, algo de lo que, tanto el alcalde de San Emiliano, como el pedáneo de Torrestrío, se muestran muy agradecidos.

Cuando las labores de mejora hayan finalizado, antes de la llegada de la carrera, el tramo viario estará libre de piedras y en mejores condiciones que las actuales para que los coches puedan circular con relativa facilidad. Eso sí, comparándolo con la situación que luce el vial asturiano las carencias son abismales. Y eso teniendo en cuenta que la caravana de la ronda ciclista deberá transitar por esta zona aunque sea sólo después de cruzar la línea de meta. Si nadie lo remedia, y el tiempo ya lo hace imposible, sólo la falta de lluvia puede evitar que este tramo leonés se convierta en un patatal, tanto para los protagonistas de la Vuelta como para los cientos de aficionados que por la zona de Torrestrío se acerquen a presenciar el final de la etapa.

En lo que respecta a la parte de organización de la llegada, la vertiente leonesa contará con dos aparcamientos, y a 500 metros de la cima se prohibirá el trafico rodado, pues la zona anterior a la cima estará reservada para el estacionamiento tanto de los coches auxiliares de los equipos participantes como por los de la propia organización.

Todo esto fue fijado en la mañana de ayer en una reunión en la zona de la llegada. En ella se definió donde estará situada la meta, el podio y las cabinas de prensa, entre otras cosas.

La Farrapona, desde León sólo de tierra
Comentarios