sábado 21/5/22

La irregularidad del Barça, mitigada con el triunfo ante el Mallorca que le consolida en la segunda posición, y, sobre todo, el desconcierto del Atlético y la sensación de agotamiento del Sevilla, han convertido el tramo final del campeonato en una especie de concurso de torpes para sellar el billete a la Liga de Campeones. Como bien reflexionó Xavi Hernández, técnico azulgrana, una vez que el Real Madrid engalanó La Cibeles, se juega por detrás un torneo menor de cinco equipos en busca de tres puestos de Champions.

A falta de solo cuatro jornadas, diez puntos separan al Barça, segundo, de la Real Sociedad, sexta después de haber despercidiado con su pobre empate en Vallecas una ocasión pintiparada de aprovechar los nuevos gazapos de sevillistas y colchoneros y de amenazarles con el sorpasso. Sin embargo, hay enfrentamientos directos que pueden dar un vuelco a la situación.

Solo una debacle haría que los azulgranas se cayesen del carro de la Champions. Aventajan en dos puntos al Sevilla y en cinco al Atlético y su calendario tampoco es el más complicado. Su principal escollo, la visita del próximo fin de semana al Villamarín frente a un Betis, que conseguida la Copa, sueña con una plaza en la élite del fútbol europeo. Luego, los de Xavi Hernández recibirán a un Celta, visitarán al Getafe y cerrarán en casa frente al Villarreal.

Las grietas del Sevilla y las dudas del Atlético dan renta al Barça para acabar segundo
Comentarios