viernes 22/10/21
Fútbol Eurocopa

Italia, la fuerza colectiva como clave del éxito

Sin estrellas, la Azzurra está marcada por la pujanza de la nueva generación
Los internacionales italianos recorrieron las principales calles de Roma en un autobús luciendo la copa de campeones. ANGELO CARCONI

«Ningún jugador es tan bueno como todos juntos», decía Alfredo Di Stéfano. Algo debía saber de la importancia del equipo sobre las individualidades el que fue uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos.

El triunfo de Italia en la Eurocopa vuelve a poner de relieve esta máxima del fútbol. Y es que aunque son muchos los nombres que se pueden destacar en esta renacida ‘Azzurra’, la fuerza de su triunfo ha estado en el conjunto.

Pocos señalaban a la cuatro veces campeona del mundo como una de las favoritas hace poco más de un mes, cuando precisamente en Roma, con el duelo entre italianos y turcos en el Olímpico, se daba el pistoletazo de salida al gran torneo de selecciones nacionales del Viejo Continente.

Francia, Portugal, Alemania, Bélgica, Inglaterra... Varios conjuntos partían por delante a tenor del lustre de sus nombres. Bien es verdad que los brotes verdes ya estaban ahí desde la llegada de Roberto Mancini al banquillo italiano en 2018. La ‘Azzurra’ fue junto a Bélgica la mejor selección de toda la fase clasificatoria para la Eurocopa, con un pleno de diez victorias en diez partidos, 37 goles a favor y solo cuatro en contra. En la actual edición de la Liga de Naciones tampoco conoce la derrota, con tres triunfos y tres empates que le dieron el primer puesto de su grupo y el acceso a la final a cuatro de octubre, cuando se medirá a España en la semifinal de Milán.

Faltaba sin embargo la prueba del algodón, la de un gran torneo, ese que se perdió en el Mundial de Rusia de 2018 tras un batacazo histórico. En esta Eurocopa, Italia ha hecho valer una fortaleza que reside en lo coral. Lidera o se sitúa entre los mejores en la gran mayoría de parámetros colectivos, pues es el equipo más goleador, el que más remata, el que más balones recupera y el que más duelos disputa. Destaca además en dos facetas muy lejanas de lo que tradicionalmente se ha asociado al ‘calcio’, pues es el cuarto conjunto con más posesión de balón y el quinto con mayor precisión en el pase.

Sus trece tantos en el torneo se reparten de forma coral. Immobile, Insigne, Chiesa, Locatelli y Pessina acabaron con dos goles cada uno, mientras Barella y Bonucci sumaron uno. Siete realizadores en siete partidos, un dato que habla a las claras de la ausencia de una figura que destaque sobre las demás. Hasta los pases de gol son cosa de todos en Italia, con dos asistencias de Barella, Spinazzola y Berardi.

Otro registro que también explica esta fuerza del colectivo pasa por el hecho de que hasta cinco futbolistas italianos diferentes hayan sido elegidos como mejor jugador de un partido. Lo han conseguido el eléctrico Chiesa, contra Gales y España en semifinales; Spinazzola, ante Turquía y Austria en octavos; Bonucci, frente a Inglaterra en la final; Insigne, contra Bélgica en cuartos; y Locatelli, ante Suiza. Curiosamente, Donnarumma, el mejor portero del torneo, y Chiellini, capitán y santo y seña del conjunto italiano, no fueron reconocidos de forma personal en ningún encuentro, lo que no impide que hayan sido sin duda dos de los hombres de la Eurocopa.

Italia, la fuerza colectiva como clave del éxito