martes. 29.11.2022
Motociclismo

Jorge Lorenzo se retira: "Se me hizo muy alta la montaña y no encontraba la motivación"

El piloto mallorquín de Repsol Honda atesora en su currículum cinco títulos mundiales, tres de ellos en MotoGP, 68 victorias, 152 podios y 69 poles
lorenzo
El piloto mallorquín Jorge Lorenzo anuncia su retirada de la competición. MANUEL BRUQUE

Jorge Lorenzo convocó por sorpresa a los medios de comunicación a las 15.00 horas de este jueves en la sala de prensa del Circuito Ricardo Tormo de la Comunidad Valenciana. Este hecho inesperado, más la presencia anunciada a su lado de Carmelo Ezpeleta, máximo responsable de Dorna, y la invitación del resto de pilotos de MotoGP a la cita, dejaban claro que la convocatoria sólo podía tener un motivo: el anuncio de su retirada tras el horrible año que está viviendo en el Repsol Honda, equipo con el que mantenía una relación contractual hasta finales de 2020. "Hola a todos y muchas gracias por aceptar esta invitación, que me hace estar orgulloso y feliz. Significa mucho para mí que hayáis podido venir", comenzaba su alocución en una sala repleta, de periodistas, pilotos y gente del paddock que ha compartido con el mallorquín algún momento en estas 17 temporadas. "Siempre he dicho que hay cuatro días que por encima del resto son importantes en la vida de un piloto: el primero es cuando debutas en el Mundial; luego cuando ganas tu primera carrera; después cuando ganas tu primer Mundial -no todos pueden ganar un título, pero yo lo he conseguido-; y luego cuando anuncias tu retirada. Como podéis imaginar, ese día ha llegado para mí, y estoy aquí para anunciar que esta será mi última carrera en MotoGP y que después de esta carrera me retiro como piloto profesional", continuó Lorenzo.

Después de confirmada una retirada por la que se le había ido preguntando a Lorenzo a lo largo de este curso, sobre todo en este último tramo, opción que en público siempre quiso desmentir, al piloto balear le tocó hacer un repaso de una carrera brillante, con cinco títulos mundiales, tres de ellos en MotoGP (el primer español en lograrlo tras el cambio en la categoría reina desde los 500cc), 68 victorias, 152 podios y 69 poles. "Mis nueve años en Yamaha fueron maravillosos, probablemente los mejores de mi carrera. Entonces entendía que necesitaba un cambio. Decidí fichar por Ducati y eso le dio un nuevo impulso a mi motivación. Y aunque los resultados fueron muy malos al inicio, eso me dio un extra de motivación para no rendirme y conseguir aquella increíble victoria de Mugello, delante de los fans de Ducati. Después firmé por Honda, lo que me supuso un nuevo reto. Porque es con lo que sueñan todos los pilotos, correr para el Repsol Honda. Desafortunadamente, las lesiones llegaron demasiado pronto y afectaron a mis resultados. No he sido capaz de estar en condiciones físicas normales para ser rápido y competitivo", lamentó Lorenzo, de 32 años.

Un factor, el físico, que Lorenzo señala como capital para la toma de esta decisión, que comunicó al máximo responsable del Repsol Honda, Alberto Puig, después de la carrera de Malasia. "Nunca me he sentido natural con la moto y ha sido difícil, pero no he perdido la paciencia nunca, y he continuado trabajando con el equipo, pensando que sería cuestión de tiempo. Cuando empezaba a ver algo de luz al final del túnel tuve esta caída tan fea en el test Montmeló y dos semanas después me caí otra vez en Assen, y todos sabemos las consecuencias. Tengo que admitir que cuando estaba en la grava y me levanté pensé: 'Ok, Jorge, ¿todo este sufrimiento merece la pena después de todo lo que he logrado? Después de Assen volví a casa y reflexioné. No quería tomar ninguna decisión precipitada. Pero la verdad es que a partir de ese momento se me hizo muy alta la montaña y no encontraba la motivación ni la paciencia para escalarla. Me encanta pilotar, me encanta ganar y me he dado cuenta de que no era posible a corto plazo con Honda, así que...", finalizaba con un silencio interrumpido por los aplausos de los asistentes.

"Uno entre un millón"

Lorenzo quiso, además, tener un reconocimiento especial para diferentes personas con las que se ha encontrado a lo largo de su carrera: sus padres, Ezpeleta y Dorna, Giampiero Sacchi, máximo responsable de Derbi, Gigi Dall'Igna, director de Ducati y que coincidió también con el mallorquín en la marca española, Lin Jarvis, al frente de Yamaha, a Alberto Puig y a Honda, a los que repitió en varias ocasiones la petición de "perdón", y a Juanito Llansá, su mecánico de confianza y que ha estado siempre a su lado, la única persona que se mantiene ahí desde que debutase en 2002.

"Viendo mi maravillosa y exitosa carrera puedo decir que soy un tipo afortunado. A veces siento que soy uno entre un millón. He pilotado contra pilotos increíbles de mi generación y algunos no han tenido tanto éxito como yo, y muchos no lograron llegar a la categoría reina y se han dedicado a trabajos normales. Siempre me he sentido muy agradecido. Es verdad que ha supuesto muchos sacrificios en mi vida, pero también hay que estar en el lugar adecuado y en el momento adecuado. Y especialmente aprovechar la ayuda que me brindaron, que sin ella no habría sido posible", expresó un piloto que quiere tomarse un período de descanso y de reflexión, y que se va a retirar el domingo con muchos buenos recuerdos que rememorar. "Es muy difícil elegir uno, porque he tenido la suerte de vivir muchos buenos momentos. Si tengo que elegir uno especial, Malasia 2010, porque logré el título más importante que cualquier piloto puede conseguir. Esto me dio mucha libertad y satisfacción. En mi 'top cinco' está mi primera victoria, en Brasil 2003; mi primer título, en Valencia 2006; obviamente, el primer título de MotoGP; también meto Assen 2013, por cómo corrí (35 horas después de romperse la clavícula), demostrando hasta qué límite puede llevar el hombre al cuerpo; y mi último título, aquí, en Valencia 2015", concluyó el pentacampeón del mundo, con tres coronas en MotoGP.

Jorge Lorenzo se retira: "Se me hizo muy alta la montaña y no encontraba la motivación"
Comentarios