sábado 22/1/22
Los jugadores del Getafe celebran la permanencia. J.J. GUILLÉN

Con un golazo espectacular, el japonés Takefusa Kubo acabó con el rompecabezas del Getafe, que parecía destinado a hacer números para salvarse en la última jornada hasta que apareció el jugador cedido por el Real Madrid para salvar matemáticamente a su equipo con un gol que derrotó al Levante (2-1).

Con pocos minutos esta temporada, tanto en el Villarreal como en el Getafe, Kubo sacó a relucir toda su calidad justo cuando su equipo más lo necesitaba. Salió al terreno de juego a falta de quince minutos después de su enésima suplencia y él solo se encargó de arreglar un problemón que tenía pinta de acabar en tragedia.

El Getafe necesitaba sólo un gol para no viajar a Granada con la amenaza del descenso. Kubo sólo necesito unos minutos para recoger una pelota en el centro del campo, cabalgar hasta la frontal del área y soltar un zapatazo increíble que no pudo salvar el portero Dani Cardenas. La explosión de alegría fue total en el banquillo del Getafe, que era consciente de que no podía volver a fallar. Y es que, antes de verse en una situación que parecía imposible ya está salvado.

Kubo ahuyenta los fantasmas
Comentarios