viernes. 27.01.2023
El primer y único leonés hasta ahora en disputar el Dakar, José Ramón Gutiérrez, ya está en casa desde ayer. «Llegué por la mañana y ya estoy trabajando en mi empresa: hay que empezar rápido para no agobiarse después», ironizaba a última hora de la tarde. Desde que la organización le dejó fuera el martes porque no iba a llegar al control a tiempo tras prestar auxilio a otro corredor que se había accidentado contra un coche tras dormirse en la moto por el cansancio, Ramón decidió seguir hasta Dakar con la asistencia. Llegó el sábado. «El domingo no fui a ver la llegada de la carrera al Lago Rosa. Estuve un día antes y ya pasé un mal trago: allí hay que llegar en la moto, y a ver si tengo una tercera oportunidad, que de momento no lo sé. Quería evitar el follón, yo no tenía nada que festejar», afirmaba ayer por la tarde: «Estuve en la isla de Coré, muy cerca de Senegal, Patrimonio de la Humanidad porque desde allí se llevaban a los esclavos en barcos: un buen lugar para desconectar». «De todas formas, es un privilegio haber ido dos veces. Vendí la moto allí a un mecánico que la quería para viajes a Marruecos: llevaba tres carreras y había que dejarla casi nueva, porque es obligatorio hacerle una revisión a fondo: a pesar de todo ha sido una aventura importante y bonita, un privilegio, sólo frustrante en cómo fue el desenlace. Antes que yo se fueron más de cien... y esto es el Dakar además», concluía.

El leonés José Ramón Gutiérrez está desde ayer de nuevo en casa
Comentarios