viernes 21/1/22

Carlos Tornadijo es desde el pasado lunes historia en el Atlético Bembibre. Un problema familiar grave que le impedía estar centrado en su trabajo y los malos resultados cosechados por el equipo de la capital del Bierzo Alto, que culminaron con la derrota (1-0) de la pasada jornada frente al Diocesanos, colista del grupo, en la capital abulense fue la gota que colmó el vaso y la junta directiva encabezada por David Otero decidiera su destitución.

El técnico burgalés dirigió un total de trece partidos, de los que el conjunto rojiblanco solo fue capaz de ganar cuatro, cosechando tres empates y seis derrotas, resultados que le tienen situado en la décima posición a siete puntos de la quinta posición, última válida para clasificarse para disputar el play off de ascenso, en poder del Atlético Tordesillas, su próximo rival en La Devesa, contando con tan solo un colchón de cuatro puntos sobre los dos puestos de descenso de categoría, algo muy lejos de los objetivos iniciales trazados por la junta directiva.

Los malos resultados y un problema familiar grave aceleraron el cese de Carlos Tornadijo