domingo 25/10/20

Messi abre un nuevo capítulo

El argentino no acudió a someterse a las PCR fijadas por el Barcelona La versión de que ya no tiene cláusula pero sí contrato hasta 2021 la desmontó la patronal de clubes
Leo Messi mantiene el pulso con el Barça tras no presentarse a realizar las PCR. RAFAEL MARCHANTE

No hubo sorpresa ni marcha atrás. Leo Messi, tal y como informó al FC Barcelona el sábado, no se presentó ayer por la mañana al primer día de la pretemporada 2020-21. A las 10.15 horas tenía el turno para pasar el test PCR del coronavirus, siguiendo el protocolo sanitario establecido por LaLiga, pero el argentino no se acercó a la Ciutat Esportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí, por lo que se le puede considerar declarado en rebeldía, aunque parece que hacen falta un par de días más de ausencias para que ese término sea oficial legalmente.

La decisión de Messi, aunque esperada, devuelve el pulso emprendido contra el club al punto de partida, al martes del burofax pidiendo la carta de libertad para irse gratis y, a la carrera, muy posiblemente al Manchester City, con la respuesta inmediata del Barcelona defendiendo que la única lectura posible del contrato es que acaba en 2021 y que tiene una cláusula de rescisión de 700 millones de euros.

En estos seis días se han producido vaivenes significativos que parecen confirmar que los abogados de las dos partes están improvisando sobre la marcha. Un día parece que Messi tiene la razón jurídica y al siguiente es Josep Maria Bartomeu el que parece amparado por la ley. La última demostración es lo sucedido el sábado por la noche, cuando la Ser informó que la cláusula de Messi ya no existía al haberla firmado en 2017 con motivo de su renovación hasta 2020, sin estar estipulada para la temporada adicional hasta 2021 que el Barcelona quiere hacer cumplir a Messi. En definitiva, que el ‘10’ podría tener contrato pero no cláusula, una versión que podría invitar a un club a ficharle ya con un transfer provisional a la espera de que un juez decidiera la cantidad a pagar, pero ya con la amenaza de los 700 millones. El Barcelona lo negó al instante proclamando que no hay dudas burocráticas y LaLiga emitió este domingo un comunicado oficial avisando que el contrato es claro: 2021 y cláusula en vigor.

Cuesta creer ya a estas alturas que Messi pueda seguir jugando en el Barcelona aunque Bartomeu dejara el cargo, como le ofreció. Tendrán que hablar y para ello se espera ya en Barcelona a Jorge Messi, padre y agente del jugador. Por elucubrar, un traspaso por 200 millones y todos contentos podría ser una opción, ¿pero qué club querrá hacer ese gasto ahora si lo puede tener gratis dentro de un año? Eso sí, un año de Leo es mucho y ya tiene 33.

Messi abre un nuevo capítulo