jueves. 01.12.2022
Miguel Ángel de la Riva posa con los colores de toda su vida, los del Loyola. RAMIRO

Miguel Ángel de la Riva llega a los 65 años de edad y concluye su dilatada etapa en el Colegio Jesuitas, en la que se dedicó a formar, educar y enseñar el deporte del fútbol a los más pequeños, en el club de su vida, el Loyola.

Miguel, en la hora del adiós, agradece al colegio Jesuitas «por poder disfrutar de esta pasión del fútbol durante estos 35 años. Igualmente, dar las gracias a todos los coordinadores de Deportes del Colegio (Carlos Díez, Juan Caño, Sergio Vasco, Chema Izquierdo e Iñaqui Suárez) y en los últimos años al primer director seglar Jorge Taboada, a todos los jugadores que he entrenado y a los padres, porque sin ellos no hubiera sido posible. Además he tenido la satisfacción de entrenar a mis dos nietos, Iker y Hugo».

A continuación, añade: «Si bien es cierto que me hubiera gustado poder acabar mi ‘vida deportiva’ en el Colegio, entiendo que hay que dar un paso a un lado y que tiene que entrar gente nueva en la disciplina del Loyola».

Pese a que llega la hora del adiós en el Loyola, «seguiré entrenando a los pequeños e intentaré formarles como pequeños futbolistas y como personas, que es lo principal, y educarles en los valores de la vida».

«Además intentaré no perderme ningún partido de mis nietos y poder disfrutar de ellos desde la barrera», afirma con emoción Miguel.

Miguel de la Riva, toda una vida deportiva dedicada al Loyola
Comentarios