jueves 24/6/21
Fútbol | Eurocopa

La ‘nueva normalidad’ para La Roja

La selección prepara su estreno en la Eurocopa con una rutina alejada de los cánones habituales a causa del covid

Los entrenamientos, por turnos, con distancia e individualizados y con hasta cuatro sesiones diarias

La ‘búrbuja B’ en plena sesión de entrenamiento. PABLO GARCÍA

«Jordi Alba y José Gayá se tienen que ver a diez metros», cuenta Luis Enrique Martínez, el seleccionador, de la nueva rutina de España, con dos alineaciones para los entrenamientos individualizados, pero también para la convivencia dentro de los protocolos derivados del positivo por covid del pasado domingo de su capitán, Sergio Busquets.

Es una nueva forma de vivir en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, por las medidas sanitarias reforzadas tras los dos casos de covid (al final Llorente ha sido negativo tras dos nuevas PCR realizadas al defensa), mientras persisten los entrenamientos por turnos, con distancia e individualizados, con hasta cuatro sesiones cada día; toma importancia el aspecto mental frente a la incertidumbre; y se adelantan las pruebas PCR a las 8.00 de la mañana para aligerar la espera y conocer el resultado antes de los entrenamientos vespertinos. Y, si es posible, antes de comer.

«Lo que hacemos ahora mismo son dos alineaciones. Ya no sólo en el campo. Ya no juntamos a los dos laterales izquierdos en la convivencia. Jordi Alba y Gayá se tienen que ver a diez metros. Lo mismo los laterales derechos, los centrales, los porteros...», desveló Luis Enrique. «Intentamos controlar lo que podemos controlar. Hacemos dos grupos de diez, dos onces diferentes, no coincidiendo los dos delanteros ni los dos extremos derechos y así sucesivamente», añadió el seleccionador, cuyos futbolistas también desayunan, comen y cenan en mesas individuales y al aire libre.

Los entrenamientos son escalonados y por turnos. «Lo que generan entrenando los jugadores es un espectáculo. Los hacen buenos los jugadores. Hay actitud, compromiso, están centrados en mejorar, son muy receptivos y se respira un ambiente como pocas veces he podido ver. No es garantía de nada, pero es un ‘feedback’ muy interesante y positivo», dice el técnico, que no ha visto un ‘ecosistema’ igual como entrenador desde el Barcelona B. «Nos centramos en lo importante», explicó sobre los entrenamientos. La agenda comprende cuatro sesiones diarias. La primera, por la mañana, a las 11.00 horas, cuando Luis Enrique dirige a los 17 futbolistas de la ‘burbuja paralela’; el plan de contingencia preventivo creado por el seleccionador y la Federación en el caso de cualquier eventual circunstancia que pueda afectar a los 24 convocados originales, ya sea por la covid o incluso por cualquier tipo de lesión.

A esa sesión matutina, le siguen tres vespertinas por turnos con los 22 futbolistas convocados para la Eurocopa. Ayer, «por primera vez» tras los positivos, pudo formar Luis Enrique «dos grupos de 10 jugadores haciendo algo táctico». La charla también es en el exterior. Y no hay espacio aún para las sesiones de vídeo, porque no pueden ni deben «estar en salas privadas».

«Trabajamos en pizarra saques de banda ofensivos, córner defensivos... Les vamos dando información. Las condiciones ideales no son éstas, pero no van a servir de excusa. Llevamos meses trabajando con el grupo y los jugadores van a llegar en buenas condiciones», proclama Luis Enrique, que garantizó la convocatoria de Sergio Busquets y espera recuperar pronto a Diego Llorente, que ha dado negativo en los dos últimos PCR a los que ha sido sometido. Ambos, aislados en sus domicilios, también tienen un plan de entrenamientos individualizado para su vuelta a la competición.

La ‘nueva normalidad’ para La Roja
Comentarios