lunes 28/9/20
Tenis | Abierto de Australia

Otro más para Djokovic

■ El serbio conquista su decimoséptimo Grand Slam y arrebata el número uno a Rafa Nadal ■ Novak remonta en la final a Thiem
Djokovic levanta el trofeo de campeón en el Abierto de Australia tras imponerse en la final a Thiem. LYNN
Djokovic levanta el trofeo de campeón en el Abierto de Australia tras imponerse en la final a Thiem. LYNN

El Abierto de Australia es un torneo en el que juegan 128 tenistas y siempre gana Novak Djokovic». Es la frase que Gary Lineker hubiera pronunciado si hubiese nacido varios años más tarde y le hubiera dado por empuñar una raqueta en lugar de calzarse unas botas de fútbol. En un escenario tenístico que siempre espera un nuevo campeón, Novak Djokovic se recompuso en una de las finales más duras de su carrera (6-4, 4-6, 2-6, 6-3 y 6-4) para levantar su decimoséptimo Grand Slam ante un monstruoso Dominic Thiem, que sigue gafado en las grandes citas. «Tendrás más oportunidades en el futuro, seguro», dijo Djokovic al austríaco.

La furia del serbio, maltratado por el público y por la fuerza de los golpes de Thiem, resurgió en su guarida y remontó un partido del que pareció en muchos momentos fuera, para hacerse con un título que le deja a tres del récord de Roger Federer y a dos de Rafa Nadal. Además, se proclama nuevo número uno del mundo, por encima del español, que este lunes amanecerá con 325 puntos de desventaja respecto al serbio y con más que defender de aquí hasta Roland Garros.

Terreno propicio
El jugador serbio ha hecho del Abierto de Australia un escenario habitual para sus éxitos

Este desenlace, sin embargo, estuvo puesto en duda. En una gran duda. Djokovic hizo frente, probablemente, a la, por nivel de juego, peor final de ‘major’ de su carrera. Thiem, como Wawrinka en el Abierto de Estados Unidos 2016, tenía todas las armas y la confianza para cargarse al balcánico. Empezó abajo, como le ha ocurrido en las anteriores dos finales de Roland Garros que ha disputado, pero fue emergiendo.

El agarrotamiento del novato se le pasó una vez entregado el primer parcial. Cuando igualó el encuentro, Djokovic comenzó a ver fantasmas. Se metió en una refriega con el juez de silla, que le pitó dos advertencias por tiempo al sacar. Pero el serbio supo sacar su mejor juego cuando hacía falta. Con dos sets a uno abajo, para sumar otro grande a su sobresaliente palmarés.

Otro más para Djokovic