lunes. 28.11.2022

El último baile de Gerard Piqué en el Spotify Camp Nou terminó con una más que notable versión del Barcelona, el club de su vida, frente al Almería, en un partido en el que el resultado (2-0) quedó eclipsado por el homenaje que el coliseo azulgrana dedicó a una de sus leyendas más carismáticas.

Ni el notable partido de Ferran Torres ni la resistencia almeriense en el primer tiempo. Tampoco Lewandowski, que erró un penalti en el primer tiempo, ni los goles que anotaron en la segunda parte Ousmane Dembélé y Frenkie De Jong. Todas las miradas estuvieron puestas en Piqué, que el jueves anunció por sorpresa su retirada como futbolista profesional.

Las 92.605 almas que llenaron el Camp Nou reconocieron antes, durante y después del partido la trayectoria de uno de los suyos, que se emocionó cuando en el minuto 84 Xavi Hernández decidió sustituirle por Andreas Christensen. Piqué abandonó el campo abrazado por todos sus compañeros y escuchando de fondo los aplausos de su afición, que se alargaron más de dos minutos. Fue el clímax de una noche de fútbol en la que el Barcelona mostró una buena versión que remató en el segundo tiempo con los goles que no transformó en unos brillantes primeros 45 minutos.

El central de La Bonanova se llevó la primera gran ovación ya desde los primeros segundos de un duelo que el Almería planteó con rotaciones. Francesc Ferrer ‘Rubi’ reservó de inicio a jugadores importantes como Embarba, que terminó tocado ante el Celta, y el central Srdjan Babic, pensando en el próximo partido contra el Getafe, un rival directo.

Mandaba el Barça con el balón, con una presión precisa, y Ferran Torres como monologuista destacado en la banda izquierda. El delantero valenciano fue una pesadilla para Houboulang Mendes, pero le faltó lo que ya va siendo habitual en este inicio de temporada: precisión en los últimos metros.

Si Ferran Torres deslumbró sin el premio del gol en el primer tiempo, Dembélé, algo discreto en el primer tramo del embate, brilló a los dos minutos de la reanudación. El francés recibió un balón franco de Busquets en la banda derecha, se zafó de la marca de dos defensores y cruzó el balón ajustado para abrir la lata a favor de los locales (1-0, min 48).

Pese a dar entrada a Babic, por Kaiky, y a Diego Mendes, por Leo Baptistao, Rubi no conseguía cambiar el guion del encuentro. El Barça insistía y Dembélé no marcó el segundo porque se le hizo de noche en una ocasión clarísima. El delantero galo hizo lo más difícil -superar al guardameta- y falló lo más asequible: tomar la decisión final. Ni asistió a Lewandowski ni empujó el balón a portería; se quedó a medias.

Fue, finalmente, Frenkie De Jong el que encarriló el encuentro para el Barça. El neerlandés se aprovechó de un rechace de Fernando a remate de Ansu, que entró en el minuto 61 por Ferran Torres, para anotar a bocajarro el segundo (2-0, min.62).

El Almería, consciente de que su Liga no se juega en el Camp Nou, abajó los brazos.

Piqué se va con el Barça líder
Comentarios