domingo. 25.09.2022

Pogacar no tiene freno

El líder del Tour vence en la dura cima del Portet Tiene el triunfo en el bolsillo a falta de una etapa de montaña
Pogacar gana la etapa reina del Tour y refuerza el liderato. C. P.
Pogacar gana la etapa reina del Tour y refuerza el liderato. C. P.

El esloveno Tadej Pogacar (UAE Emirates) hizo honor al maillot amarillo ratificando su poderío en la etapa reina de los Pirineos, donde coronó la cima del Col del Portet tras superar en un interesante duelo al danés Jonas Vingegaard y al ecuatoriano Richard Carapaz, los inquilinos de las plazas secundarias del podio.

Pogacar tenía señalada la cima del Portet para lograr otra etapa de prestigio, la quinta en el Tour. Lo hizo vestido de amarillo, prenda que mostró con orgullo mientras cruzaba la meta como ganador de la decimoséptima etapa disputada entre Muret y Saint-Lary-Soulan Col du Portet.

«Aquí llega el número 1», pareció indicar Pogacar estirándose el jersey. No hay duda, ratificó que es el rey del Tour y que salvo imprevisto se apuntará su segundo título consecutivo. Tras mantener un duelo Vinegaard y Carapaz en los 7 últimos kilómetros, cruzó la meta con un tiempo de 5h.03.31, superando en 3 segundos al danés y en 4 al ecuatoriano, segundo y tercero en la general, a 5.29 y 5,43 respectivamente.

El Portet enterró las ilusiones de unos cuantos. Y Pogacar aportó su montaña de arena. Hubo diferencias notables que aclaran las cosas a 4 días de París. Rigoberto Urán quedó fuera del cajón, ahora cuarto a 7.17. Una víctima del azote del esloveno, como lo fue Enric Mas, quien cedió en meta 2.27. El podio dejó de ser un objetivo real para el balear, pues lo tiene a 4.05 minutos. La etapa centraba el interés en los últimos 65 kilómetros, donde se concentraban los tres puertos encadenados. El pelotón, dirigido por el UAE, se lo tomó con calma mientras Turgis, Chevalier, Anthony Pérez, Pöstlberger, Godon y Van Poppel animaban la jornada con una aventura de las que mueren antes de nacer. No era día para regalos.

Hoy se disputa la decimoctava etapa, segunda de alta montaña en los Pirineos entre Pau y Luz Ardiden, de 129.7 kilómetros.

Pogacar no tiene freno
Comentarios