domingo. 04.12.2022

En blanco cierra el Real Madrid un año en el que se despidió por segunda vez del técnico de las tres Champions consecutivas y saludó de nuevo al entrenador de la ‘décima’ como vigía de un proyecto que tiene el foco puesto en 2022, cuando está prevista la inauguración de la faraónica remodelación del Santiago Bernabéu, que se verá preludiada por el aterrizaje de nuevas estrellas destinadas a catapultar al club de Chamartín hacia otra dimensión.

«Florentino tiene grandes planes para julio», avisó semanas atrás Carlo Ancelotti en una entrevista concedida al diario italiano ‘Corriere dello Sport’ para repasar la actualidad del Real Madrid y hablar de los cambios con que se ha topado a su regreso al fútbol español, seis años después de una salida que no debió producirse porque el experto preparador de Reggiolo encandilaba a la plantilla y su relevo por un técnico situado en las antípodas en cuanto a fondo y formas como Rafa Benítez sumió en el desconcierto a un vestuario que solo encontró paz con el advenimiento de Zinedine Zidane.

En el ambiente flotan los nombres de Kylian Mbappé y Erling Haaland, los dos astros llamados a tiranizar el deporte rey durante los próximos años y principales objetos de deseo de Florentino Pérez, especialmente el francés, que acaba contrato el próximo 30 de junio y podría negociar libremente desde el 1 de enero si el PSG no logra renovarle antes. Esa es la fecha marcada en rojo en la agenda del presidente del Real Madrid para lanzar su asalto definitivo al diamante parisino, al que ansía convertir en la joya de la corona de una nueva era de éxitos, tras ver cómo las astronómicas ofertas que presentó en verano sufrían el menosprecio del emir de Catar.

Siempre ambicioso pese a manejarse en un escenario adverso porque los vientos soplan a favor de los clubes Estado y la pandemia ha hecho estragos en la industria del fútbol, Florentino Pérez quiere grandes fichajes para 2022.

El Real Madrid estrecha el cerco sobre Mbappé y Haaland
Comentarios