lunes. 27.06.2022

La sociedad Bale-Ramsey desespera a Turquía

Gales suma un importante triunfo para meter pie y medio en los octavos
Aaron Ramsey y Gareth Bale celebran el triunfo de Gales. T. BOZOGLU

La conexión entre dos de los jugadores referencia de País de Gales, Gareth Bale y Aaron Ramsey, situó virtualmente al conjunto de Rob Page en los octavos de final de la Eurocopa y condenó a Turquía a una segunda derrota que le deja al borde del k.o.

Habían avisado dos veces. Bale, sin oposición, miraba al área desde los tres cuartos y Ramsey entraba en solitario desde segunda línea. En la primera (m.6), el meta Ugurcan Çakir salvó el tiro del jugador del Juventus, que en la segunda (m.24) lanzó demasiado elevado cuando estaba completamente solo.

Pero a la tercera no falló. Turquía, que parecía haber despertado con el paso de los minutos, increíblemente no había aprendido la lección. Volvió a dejar solo a Bale para controlar, mirar y centrar al área, y permitió que Ramsey entrara por una autopista para bajar el balón con el pecho y cruzarlo a la red.

Fue el castigo a un nuevo despiste del conjunto de Senol Gunes. La necesidad de victoria tras caer contundentemente en el partido inaugural de la Eurocopa ante Italia (3-0) no se vio correspondida en el campo. Tan solo en algunos compases con la clase del milanista Hakan Calhanoglu, los intentos por la derecha de Cengiz Under y la brega en punta del artillero del Lille Burak Yilmaz alimentaron sus ilusiones.

Gales, con el mismo once titular que ante Suiza, supo administrar bien el partido. Rápido cuando se precisaba, sólido atrás cuando el desgaste hacía mella.

La sociedad Bale-Ramsey desespera a Turquía
Comentarios