sábado. 25.06.2022

Un partido más, y ya van unos cuantos, la Cultural hace de las acciones a balón parado ofensivo, o también llamada ‘táctica fija en fase de ataque’, la herramienta principal para resolver todas las dificultades que le presenta un encuentro. Ayer en muchos aspectos fue uno de los peores partidos desde la llegada del nuevo entrenador, pero esa arma tan valiosa y determinante que tiene el fútbol le sirvió a los leoneses para darle la vuelta.

Aunque al ver en el once inicial a Gaztañaga, Sierra y Álamo, pudiese parecer que la Cultural saldría con estructura 1-4-1-4-1 no fue así. El equipo repitió la situación posicional sistémica de los partidos precedentes con la variante de ver a Jaime Sierra escorado sobre la parte izquierda. Sobre todo cuando el equipo no tenía el balón dejándolo en 1-4-4-2. En ataque la figura del mediapunta desapareció y fueron Percan y Obolskii los que partieron de inicio con la idea clara de tirar numerosos desmarques de ruptura sobre zona exterior del rival tras recuperación, siendo el equipo más vertical si cabe que en jornadas anteriores. Ambos delanteros lo intentaron, pero en estas situaciones la defensa de los bilbaínos contrarrestó la idea metiendo la línea defensiva muy adelantada. Ello provocó numerosos fueras de juego de ambos.

Sin balón el equipo sufrió mucho. Las constantes superioridades por dentro tres contra dos, sobre todo en balones divididos, provocaba la ventaja de pase sobre los jugadores exteriores Guruzeta y Bilbao. Ambos generaron la acción del gol local ganando el primero la espalda de Empis, y llegando el segundo desde el lado débil para anotar. Esta conducta se repitió durante todo el encuentro y fueron más las ocasiones falladas por los bilbaínos, que las acciones bien defendidas por los leoneses.

Pero el fútbol afortunadamente no es una ciencia exacta, y la Cultural un día más encontró en dos acciones a balón parado un gran recurso para llevarse el choque. El primero en una falta lateral golpeada por Empis y que Castañeda tras el fallo en la salida de Agirrezabala empujaba a la red. Y el segundo que dio la victoria, vino en un saque de esquina ejecutado por Nahuel y que Rodri con un fantástico timing de carrera y en aclarado, remató de cabeza a gol.

Táctica fija en fase ofensiva
Comentarios