martes 24/11/20
ATLETISMO | EL REPORTAJE DE LA SEMANA

De tal palo tal astilla

Genes de campeonas. En 1986 Margarita Ramos subía a lo más alto del podio en el Nacional Promesa iniciando un camino plagado de éxitos que la llevada a ser considerada como la mejor lanzadora española de peso de todos los tiempos. Algo más de tres décadas después su hija, Fiona, también puede presumir de un oro en la categoría sub-16. Y con 14 años.
Fiona Mar Villarroel Ramos en lo alto del podio tras su triunfo en el Campeonato de España sub-16 en lanzamiento de peso. RFEA
Fiona Mar Villarroel Ramos en lo alto del podio tras su triunfo en el Campeonato de España sub-16 en lanzamiento de peso. RFEA

Dice el refrán que del ‘tal palo tal astilla’. Con Margarita Ramos y su hija Fiona Mar se cumple el guión. Para satisfacción de la primera que durante su etapa como atleta en activo se convirtió en el referente del lanzamiento de peso y que, con el paso de los años, apunta a contar con una digna sucesora.

El primer paso ya está dado. Aunque aún le queda mucho camino por recorrer para intentar igualar los logros de una Margarita que en el año 1986 iniciaba un reinado de más de una década. Aquella fecha la leonesa de Cea lograba subir por vez primera a un cajón en un Nacional en categoría Promesa abriendo el camino para otros 23 títulos ya como absoluta. Fiona Mar, su hija, una atleta que con 14 años que también se desenvuelve con solvencia en las pruebas de velocidad y saltos, saboreaba las mismas sensaciones que su madre con varias décadas de diferencia, en el Campeonato de España sub-16 de Granollers en el que se colgaba el oro. Y también en la prueba que le dio tantos éxitos a su progenitora, el lanzamiento de peso. Un primer éxito entre la élite nacional de la categoría que demuestra que en el deporte Fiona es digna heredera de Margarita.


La atleta leonesa, un referente en una disciplina en la que reinó durante más de una década. HERRERO

Aunque no pudiera presenciar los éxitos de su madre ya que esta nacía cuatro años después de la retirada de la gran campeona, por sus retinas han pasado incontables imágenes, tanto videográficas como en papel de los éxitos de Margarita. Y escuchado las historias de una atleta que desde León logró hacerse un sitio en la élite. Ese ambiente a deporte es el que Fiona ha vivido y que empieza a recoger sus primeros frutos.

Dice una canción leonesa que ‘Bendita la rama que al árbol sale’. Y en este caso no se equivoca.

En el caso de Margarita Ramos, Marga como le gusta se llamada, por haber escrito páginas gloriosas en el atletismo nacional y en particular para su tierra, León. Aunque ya despuntaba como una gran promesa del lanzamiento de peso no era precisamente hasta el año 1986 cuando lograba en esa misma categoría subir al peldaño más alto del Nacional. El primero de otros muchos éxitos. Un año que para la lanzadora nacida en Cea y durante sus primeros años residente en Astorga donde su padre era destinado como Guardia Civil. Ese mismo año en el que lograba ese oro con vitola de nacional y en un 5 de julio, lograba también la primera de sus 35 plusmarcas.

Marcas a las que añadir nada menos que 23 entorchados de campeona (11 en pista cubierta y 12 al aire libre) en una disciplina en la que fue la indiscutible reina desde que acababa con el dominio de Enriqueta Díaz aquel 5 de julio de 1986 en el campeonato español celebrado de manera anecdótica en la localidad francesa de Espinal hasta finales de la década de los noventa del pasado siglo. Un cáncer linfático del que se recuperó en 1999 y el deseo de dejar paso a otras atletas como Martina de la Puente y posteriormente a la murciana formada durante años en León, Úrsula Ruíz, la llevaron a decir adiós a la alta competición en el año 2002.

ramosMargarita Ramos logró en su etapa como atleta 23 títulos de campeona de España en lanzamiento de peso y 35 récords nacionales. DL

En todo ese tiempo Marga Ramos lograba hacer historia. La que empezaba a escribir con letras de oro en aquel Nacional en el que además de la corona de campeona se hacía con el récord de la disciplina con 14,84 metros y que continuaba en todas y cada una de sus puestas en escena tanto en pista cubierta como al aire libre. Precisamente en ese trayecto la lanzadora leonesa lograba nada menos que mejorar en algo más de tres metros sus marcas ya que en aquel también 5 de julio de 1997 en el que sumaba su último récord en el palmarés propio y en el español lograba llevar la bola a los 17,93 metros.

Se quedaba a sólo siete de uno de los retos que tuvo en mente a lo largo de tantos años, abrazar los 18 metros. Para ella no había nada imposible a pesar de que hasta su legada el lanzamiento de peso español tenía escasa presencia a nivel internacional (ella posteriormente Manolo Martínez en la categoría masculina situaron a León como el gran referente que es a día de hoy esta disciplina a nivel español al igual que con el que fue su primer entrenador, Carlos Burón, y con el que logró buena parte de sus éxitos. A Burón luego le seguirían como técnicos de la gran campeona leonesa Lizaso y Alija). Otro de sus hitos fue la presencia en los Juegos Olímpicos de Barcelona a los que llegaba en uno de sus grandes momentos deportivos.

La número uno
Margarita Ramos cuenta con 23 títulos de campeona de España y 35 récords nacionales

Para Marga Ramos, que en la actualidad sigue vinculada al deporte a través de las Escuelas Municipales de León, el atletismo ha sido una parte importante de su vida. Y lo es en la actualidad tanto por su trabajo como a nivel familiar. Nada menos que de la mano de su hija Fiona Mar Villarroel Ramos que también recordará en su agenda con letras de oro su primer título nacional en un Campeonato de España, el sub-16, en el que a cientos de kilómetros de su casa en León, en Granollers demostraba la calidad que atesora una deportista que también es capaz de luchar con las mejores en otras disciplinas como la velocidad o los saltos.

Ese 24 de octubre de 2020 Fiona, en el club de su casa, el Universidad de León Sprint, lograba un éxito que apunta a muchos más. Lo hacía superando a todas sus rivales en el concurso de lanzamiento de peso que, con una mejor marca de 13,44 metros, le reportaba el metal dorado (en otro lanzamiento también superaba los 13 metros y en dos más los 12 metros) superando a la atleta del Playas de Castellón Olubumi Precious Umukoro y la representante del Suanzes San Blas, Inés Alais Tellene.

Para Fiona Mar este éxito viene a premiar no sólo su trabajo y calidad, también refrenda sus posibilidades en una disciplina en la que sin duda alguna es ya una de las grandes promesas españolas. Y un orgullo para su madre, Margarita, que desde la distancia disfrutaba como si fuera uno de sus título, incluso más, el logrado por su hija.

De madre a hija. Y con el atletismo como el escenario en el que sus sueños y objetivos se dan la mano. Una en el pasado más glorioso del atletismo español y otra que apunta a escribir también en un futuro con letras de oro la historia de este deporte. A nivel español y de su tierra, León.

De tal palo tal astilla
Comentarios