viernes 20/5/22

La victoria más triste y amarga

El Júpiter Leonés vence al Real Ávila a domicilio pero se queda fuera del play off de ascenso Al final, no se produjo el milagro porque el Tordesillas también gana
                      El filial hace los deberes pero no fue suficiente. MARCIANO PÉREZ
El filial hace los deberes pero no fue suficiente. MARCIANO PÉREZ

Todo y que el conjunto abulense ya sabía que disputará el play off de ascenso, gracias a quedar tercero en la fase regular, comentaba el entrenador de los locales, Borja Rubiato en la rueda de prensa previa al encuentro contra el Júpiter Leonés que: «Tenemos que dar un paso al frente y decir, ‘este puede ser el año’. Estamos en buena dinámica y sintonía entre todos, necesitamos a la afición también».

Le daba igual el hecho de haber conseguido antes de tiempo y reclamaba seriedad para este encuentro, ya que además, serviría como antesala, como ensayo para lo que viene, para el plato fuerte. El Júpiter también había prometido intensidad y compromiso en la previa, pues se jugaba la última plaza vacante con la Arandina y el Tordesillas, rivales directos.

Así que a priori, la contienda era inmejorable para el espectador, habría emociones fuertes. Al final, la contienda se cerró por 0-1 y destacaron los pequeños detalles y las paradas de los porteros, especialmente las de Diego Rodríguez, que mantuvieron con vida al Júpiter. Pese a que Rubiato no salió con sus mejores hombres, su equipo, empezó más decidido y en la primera mitad tuvo varias ocasiones para haber abierto el marcador. No lo aprovecharon y Diego, a los cinco minutos del segundo tiempo decidió el partido con un buen gol.

En la primera parte, el Ávila, intimidaría con dos ocasiones, una primera de Javi Mesa y una segunda que fue una acción colectiva que finalizaría con un potente disparo Walter. Ambas, las despejaría, Diego, inmenso toda la tarde, contagió a sus compañeros de la misma fe que él tenía. Lo malo de la jornada unificada es que no sabes qué han hecho tus principales competidores. Pero eso daba igual, primero tenía que hacer los deberes en el campo y al final, en el minuto 50, tras un gran arranque, Percan marcó el tanto de la victoria, el gol de todos. Una diana que los jugadores leoneses celebraron como locos, aunque al final no sirviera para nada.

La victoria más triste y amarga
Comentarios