domingo 22.09.2019
DESTINOS: Otra mirada a Riaño

Fiordos leoneses

Es una manera distinta (y única) de disfrutar de uno de los rincones más bellos de la provincia. Alrededor de una hora de paseo en barco para empaparse de naturaleza y llenar la retina de imágenes impactantes. Otra perspectiva de la montaña leonesa
El barco tiene una capacidad para 20 personas y, además de los trayectos convencionales, ofrece la posibilidad de recorridos para grupos a los que traslada, por ejemplo, al Pico Yordas. También existe la posibilidad de alquilarlo para eventos privados.
El barco tiene una capacidad para 20 personas y, además de los trayectos convencionales, ofrece la posibilidad de recorridos para grupos a los que traslada, por ejemplo, al Pico Yordas. También existe la posibilidad de alquilarlo para eventos privados.

Muchos habrán oído hablar de ellos, algunos no. Se les llama los fiordos leoneses y ofrecen una perspectiva poco conocida de Riaño para quienes no son de la zona. Desde siempre uno de los reclamos turísticos por excelencia de la provincia, este municipio ofrece al visitante un sinfín de posibilidades de disfrute. Su privilegiado entorno natural, su histórica no exenta de polémica y su atractivo han convertido a Riaño en un baluarte desde los años cincuenta del siglo pasado. Y poco ha cambiado en materia turística desde entonces.

Es otra forma de explorar sus encantos. Desde un barco desde el que disfrutar del fantástico paisaje, de las montañas que lo rodean como el Pico Yordas o el Pico Gilbo. Adentrándose en ellos es como comienza este viaje a los fiordos leoneses.

El recorrido se realiza desde un barco turístico de 8,5 metros de eslora y 2,5 metros de manga, con una veintena de plazas. Cerca de una hora de trayecto para empaparse de naturaleza y llenar la retina de imágenes impactantes que conforma este entorno natural al que es difícil llegar de otra manera.

Puede divisarse su fauna salvaje, dominada por cabras, rebecos, jabalíes lobos o zorros y observar los paisajes de calizas, hayedo y robledal. Una guía que acompaña a las 20 personas que caben en su interior explica las características de este ameno paseo en barco y cuenta algunas curiosidades de la zona. También se ve el vuelo de rapaces como águilas o buitres en su hábitat natural y, si hay suerte, se puede divisar algún oso.

Para hacer más ameno el trayecto, los organizadores reparten entre los viajeros dulces artesanos de la zona y algo de beber, además de proporcionar toda la información necesaria para no perderse nada del viaje.

La cubierta transparente del barco permite a quien va en su interior disfrutar del paisaje sin renunciar a la comodidad.

Los trayectos tienen lugar todos los días de la semana, con salidas mañana y tarde. Un recorrido de 16 kilómetros entre la ida y la vuelta que también se puede concretar para grupos de, mínimo, 15 personas.

La montaña de Riaño es, por si misma, una marca turística y la experiencia sobre su pantano viene a potenciar esta realidad. Un pantano, por otra parte, que protagonizó noticias de primera actualidad cuando los vecinos de la zona tuvieron que abandonar sus casas para dejar paso a la obra del nuevo pantano

La tripulación conocerá parte de la historia que rodea a esta singular zona de la provincia leonesa a la vez que comprueba cómo el pantano ha ido cambiando el ecosistema. La gaviota argenta y el cormorán ya viven aquí todo el año, mientras que el águila pescadora se deja ver de la primavera al otoño.

Uno de los parajes más bellos que se guarda la visita es el valle de Anciles, rodeado por las Pintas, el Llerenes y el cueto Nebloso y donde pueden avistarse la cabra hispánica, el venao, el corzo, el rebeco, el águila real, el azor o halcón peregrino, entre otras especies.

El precio del viaje es de 13,50 euros para los adultos y de 10 euros para los niños de entre tres y diez años. Los pequeños de hasta dos años viajan gratis si van en brazos de sus padres, sin ocupar plaza.

Para quienes deseen conocer el entorno con más detalle, hay salidas concertadas para grupos por la mañana para acceder al Pico Yordas, de 1964 metros de altitud y situado justo frente al pueblo de Riaño. Se les recogerá por la tarde en la base del Pico.

Para aquellas familias con niños, pero también para el público en general, existe la opción de concertar salidas a la base del Hayedo de Las Biescas, donde una senda les llevará a La Cueva de la Vieja del Monte y al citado hayedo. Este servicio, que está operativo desde este mes de mayo, requiere un mínimo de ocho personas. El precio, seis euros para adultos y cuatro para los menores de 12 años.

Asimismo, hay recogidas concertadas en el Valle de Anciles y hasta existe la opción de alquilar el barco para celebraciones privadas.

Pero Riaño tiene muchos atractivos. Su iglesia románica, el mirador con ‘el banco más bonito de León’, el paseo empedrado del pueblo que bordea el ambalse o su museo etnográfico son sólo algunas muestras de los encantos de la zona.

Fiordos leoneses
Comentarios