martes 24/5/22

La propuesta de la Comisión Europea para financiar la transición climática considerando sostenibles las inversiones en energía nuclear y gas natural divide a los países europeos, cuyo visto bueno, junto al de la Eurocámara, es necesario para que entre en vigor.

Consciente de las posibles tensiones, Bruselas ha ido retrasando en las últimas semanas la publicación de su propuesta y no fue hasta el 31 de diciembre a última hora cuando se la envió a los países europeos y a los expertos de la Plataforma de Finanzas Sostenibles, cumpliendo así su promesa de hacerlo antes de que terminase el año.

El Ejecutivo comunitario les ha dado de plazo hasta el próximo día 12 de para que presenten sus observaciones, y su objetivo es aprobar el acto delegado este mismo mes de enero, que después deberán validar el Consejo de la UE y la Eurocámara, en un proceso que puede alargarse hasta cuatro meses, según dijeron a Efe fuentes europeas.

La Comisión plantea que se consideren sostenibles las inversiones en las centrales nucleares que reciban un permiso de construcción hasta el año 2045, siempre que se construyan cementerios para gestionar los residuos nucleares de alto riesgo. Este tipo de cementerios no existen todavía y según explicaron ayer fuentes comunitarias, no será hasta 2024 cuando Suecia construya el primero y Francia, en diez años.

Arranca con polémica el plan europeo para considerar verde la energía nuclear
Comentarios