jueves 17/6/21
Economía

Las bases máximas de cotización subirán de forma gradual los próximos 30 años

Esta medida, al igual que la ampliación del periodo de cálculo de las pensiones, se aprobará antes de que finalice 2022 para implantarlo progresivamente a partir de 2023, según informa el Gobierno a Bruselas
luisteijido
La medida se aprobará antes de que finalice 2022. LUIS TEIJIDO

Los aspectos más polémicos de la reforma del sistema de pensiones que el Gobierno está negociando con los agentes sociales se dejarán para el año que viene. La que más se retrasará, por la forma gradual de implantación que tendrá, será la subida de las bases máximas de cotización, una medida que rechaza la patronal y que seguro supondrá un escollo en la mesa del diálogo social, aunque el Ejecutivo prevé aprobarla, al igual que la ampliación del periodo de cálculo de las pensiones o el nuevo factor de sostenibilidad, el año que viene para comenzar a ponerlos en marcha ya en 2023.

Así al menos se recoge en el Plan de Resiliencia que el pasado viernes el Gobierno envió a Bruselas y que hoy ha hecho público y en el que también se detallan otras medidas que sí verán la luz este año, como es el nuevo índice de revalorización en función del IPC, que garantizará el poder adquisitivo de los pensionistas; el acercamiento de la edad efectiva de jubilación a la edad legal a través de penalizaciones mayores a la jubilación anticipada e incentivos al retiro demorado; el nuevo fondo público de pensiones, o la asunción por parte del Estado de los gastos impropios del sistema.

Escrivá ya había avanzado su intención de subir de forma gradual las cotizaciones a los trabajadores que más ganan, pero ahora se ha conocido que se fija como objetivo aprobarlo antes de que finalice 2022 para implantarlo de forma gradual en las próximas tres décadas. Esta medida afectaría a en torno un millón y medio de trabajadores que ganan más de 48.841 euros brutos anuales, según una estimación realizada por el ministerio.

En la actualidad la base máxima de cotización está topada en los 4.070 euros al mes, por lo que quienes ingresen más de esa cantidad no tienen que pagar más a la Seguridad Social.

Ahora el Gobierno tendrá que negociar con los agentes sociales cómo será esa subida y hasta qué tope se llegará, así como si suben en la misma medida las pensiones o no, puesto que el plan enviado contempla también un incremento gradual de la pensión máxima, situada ahora en los 2.707 euros al mes, "para no alterar "la naturaleza contributiva del sistema". No se dan más detalles.

De igual forma, el Ejecutivo ampliará el periodo de cálculo de las pensiones a partir de 2023 y también de forma gradual, aunque abre la puerta a que los trabajadores escojan los mejores años y a compensar lagunas en la cotización. Esta medida, no obstante, se encontrará con la férrea oposición tanto de los sindicatos como de muchas fuerzas parlamentarias.

Las bases máximas de cotización subirán de forma gradual los próximos 30 años