viernes. 01.07.2022

Mejorar sus condiciones de trabajo, aportarles mayor seguridad jurídica y unificar los distintos criterios nacionales. Esos son algunos de los objetivos que persigue la directiva lanzada este jueves por la Comisión Europea para regularizar la situación en la que se encuentran, según sus propios datos, más de cinco millones de empleados vinculados a distintas plataformas de reparto como Uber, Globo o Deliveroo.

El Ejecutivo de Ursula von der Leyen entiende que ha llegado el momento de crear un marco común porque más de 28 millones de personas en la UE trabajan a través de plataformas laborales digitales; un número que se prevé alcance los 43 millones en cuatro años.

Se mete así de lleno en un ámbito laboral complejo que, según su propio diagnóstico, presenta importantes fallas. Así, aunque «la gran mayoría de estas personas son realmente autónomos», se estima que «5,5 millones están clasificados incorrectamente como autónomos». Una situación que Bruselas considera inaceptable, más aún teniendo en cuenta que entre 2016 y 2020, los ingresos de estas plataformas casi se quintuplicaron, de unos 3.000 millones de euros a 14.000.

Las nuevas normas, que requieren aún de la autorización de los Veintisiete, deberían garantizar que las personas que trabajan para esas empresas digitales «puedan disfrutar de los derechos laborales y los beneficios sociales a los que tienen derecho». Asimismo, recibirán protección adicional en lo que respecta al uso de la gestión algorítmica (es decir, sistemas automatizados que apoyan o reemplazan las funciones de gestión en el trabajo).

Bruselas lanza su plan para regularizar la situación de los ‘riders’
Comentarios