jueves. 30.06.2022

La reforma laboral recién aprobada está transformando el mercado español de la contratación de golpe y porrazo. Incluso más rápidamente de lo que era previsible. Así, por primera vez en la historia, los volúmenes de contratación indefinida han crecido a un nivel mayor que los de la temporal, hasta el punto de que en los cinco primeros meses del año se han firmado prácticamente 2,5 millones de contratos indefinidos, lo que supone triplicar con creces los que se registraron en el mismo periodo de 2021 (784.041), según un informe publicado ayer por la empresa de Recursos Humanos Randstad.

El peso de la contratación indefinida no ha dejado de crecer desde comienzos de 2022: en enero representaba el 13%, en febrero el 21,9% y en abril —cuando entró en vigor completamente la reforma laboral y desapareció el contrato de obra y servicio— rozó la mitad, aunque en mayo se moderó ligeramente. Esto ha permitido que uno de cada tres contratos suscritos hasta mayo haya sido indefinido (32%), mientras que en el mismo periodo del año pasado esta proporción solo era de uno de cada diez.

«Estamos comprobando cómo la entrada en vigor de la reforma laboral está teniendo resultados positivos para el mercado laboral, ya que, en la mayoría de las ocasiones, los empleadores están pudiendo cubrir las mismas necesidades con otro formato de contrato, de modo que se dan contratos de más larga duración que en años anteriores», aplaudió Valentín Bote, director de Randstad Research.

Bote señaló que su previsión es que en determinadas actividades y sectores, como en la actual campaña de verano, las empresas recurran al contrato fijo discontinuo para responder a necesidades temporales. El mayor crecimiento se experimentó en la agricultura, con un incremento del 368,5%, seguido por la construcción, con un 286,4%. Con aumentos más moderados, el sector servicios (213,3%) y la industria (126,1%).

Uno de cada tres contratos ya son indefinidos con la reforma laboral