miércoles. 10.08.2022
La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) sancionó ayer a Telefónica de España con 18 millones de euros (3.000 millones de pesetas) por un supuesto incumplimiento de la normativa de grupo cerrado de usuarios y con otros 4,5 millones de euros por un conflicto de interconexión con Colt Telecom. La primera, es la mayor multa impuesta por la Administración a una empresa española. Telefónica declaró que estas sanciones son «injustas, extemporáneas y desproporcionadas», y anunció que serán recurridas por la vía contencioso administrativa. La primera sanción a Telefónica, que asciende a 18 millones de euros, hace referencia a la interpretación de la normativa de Grupo Cerrado de Usuarios (GCU), que Telefónica afirma no haber incumplido. La segunda, que implica una multa de 4,5 millones de euros, se refiere a un conflicto de interconexión con Colt Telecom. Este conflicto, según indica Telefónica, se resolvió «de forma negociada y sin perjuicio económico para ninguna de las partes» en noviembre de 2001. Telefónica de España manifestó ayer su malestar con la «reiterada acción sancionadora de CMT», así como por «la gravosa cuantía de las multas». La operadora consideró que estas decisiones «coartan, en detrimento de sus clientes, las posibilidades comerciales de Telefónica de España», al tiempo que reiteró que su comportamiento se ajusta «escrupulosamente» a lo estipulado por la CMT en sus resoluciones. Sobre la multa de Grupos Cerrados de Usuarios Telefónica explicó que no ha incumplido la norma, ya que el grupo estaba correctamente constituido, y estimó que la CMT «ha forzado la interpretación normativa, discriminando a Telefónica respecto a sus competidores».

La CMT impone una multa de 18 millones de euros a Telefónica, la más alta de la historia
Comentarios